Seguridad ciudadana

Seguridad en República Dominicana

La seguridad ciudadana es aceptable, aunque se recomienda no transitar los barrios marginales, especialmente por la noche. En las horas nocturnas es mejor desplazarse en coche o taxi por los barrios centrales de las ciudades, o el Malecón y alrededores.

La legislación antidrogas es muy severa, y la policía es muy estricta. Un porro puede significar un año de prisión. Las leyes son duras en este aspecto, lo que ha limitado la circulación de drogas a los barrios marginales.

La policía turística o politur es la especializada en la seguridad del turista. Existen destacamentos en todas las zonas turísticas de la isla. Van uniformados con camisa blanca y bermudas azules y pilotan motos o todoterrenos. Esta policía tiene un nivel de educación superior a los policías normales y su trato es muy correcto, siempre que el turista se comporte civilizadamente. En caso contrario pueden comportarse con dureza, aunque los abusos policiales no son frecuentes.

La práctica de la “mordida” está extendida para solucionar pequeñas infracciones de tráfico, aunque conviene hacerlo con discreción y tanteando previamente el terreno.

policía-dominicano

 

La seguridad privada se deja en manos de los “guachimanes“, vigilantes privados que vigilan algunos comercios y zonas residenciales, portando armas de fuego sin vestir ningún tipo de uniforme.

Hay que extremar la precaución con las prostitutas callejeras, llamadas “cueros“, que se acercan al turista y le roban la cartera mientras lo manosean.

La prostitución está muy extendida en toda la República Dominicana, no sólo en las zonas turísticas, y conviene extremar las precauciones para no ser engañado. A diferencia de otros países, aquí muchas prostitutas no visten ni se comportan de una manera que deje clara su actividad, por lo que muchos turistas piensan que están “ligando” con una dominicana, y se llevan más tarde una gran sorpresa cuando les reclaman dinero.

La República Dominicana se ha convertido en uno de los denominados destinos de turismo sexual. El sida se encuentra bastante extendido. La R.D. es el tercer país americano que sufre una mayor incidencia de esta enfermedad, tras Estados Unidos y Brasil. No hay dificultad para encontrar en la isla preservativos de marcas reconocidas.

 

Acudir a los hoteles con compañía puede resultar un problema, ya que en muchos de ellos está prohibido de forma terminante, aunque los empleados miran hacia otro lado si se les convence con una propina.

No hay problemas de este tipo si el alojamiento es un apartotel o bungalow. A las afueras de las ciudades hay muchos moteles para parejas esporádicas, que ofrecen comodidad y discreción.

Los turistas pueden sufrir tirones en la calle, sobre todo en las zonas turísticas, aunque es más frecuente el carterista. En los hoteles de categoría la seguridad es más que aceptable, pero se recomienda dejar los objetos de valor en la recepción.

Hay muchos mendigos, sobre todo niños, que importunan a turista en todas la zonas turísticas. Algunos limpian zapatos o venden café o maní. En general los turistas se sienten muy agobiados, sobre todo en las zonas turísticas y las grandes ciudades, porque sufren el acoso continuado de gente que les pide dinero por la calles, alegando los motivos más diversos.

Share Button

Artículos sobre República Dominicana

Deja un comentario

error: Content is protected !!