Siete conclusiones rápidas tras la primera semana de la NBA: Curry, Doncic, Durant…

NBA Una temporada marcada por el calendario en la que los favoritos siguen de pretemporada

Siete conclusiones rápidas tras la primera semana de la NBA: Curry, Doncic, Durant...

La temporada 2020-2021 ha comenzado a toda velocidad y ya ha cumplido su primera semana desde que alzara el telón el pasado 22 de diciembre. Siete días que dan para hacer una primera lectura rápida de lo que nos puede esperar en un curso marcado por el poco tiempo que han tenido equipos y jugadores para prepararse. Por eso nos encontramos con un inicio tan extraño en el que equipos como Orlando Magic o Atlanta Hawks mandan en la liga sin haber perdido un solo partido o franquicias favoritas como Nuggets o Rockets todavía no han comenzado a funcionar como de ellas se espera.

Ya que hablamos de conclusiones precipitadas la primera mención tiene que ir para los ciclotímicos Clippers. En el vagón de favoritos antes de alzar el telón del curso junto a Lakers y Bucks, el hermano pobre de Los Ángeles ha bajado su cotización varios enteros. Y todo por un partido.

Es cierto que ha sido capaz de demostrar solvencia ganando a los Lakers de la mano de Leonard en la primera jornada. Pero la sonrojante paliza recibida a manos de los Mavs ha hecho surgir las dudas en torno a un equipo y, especialmente, alrededor de un Paul George que demostró que sin Kawhi a su lado baja su rendimiento y su capacidad de liderazgo. Y ya sabemos que a Leonard le gusta descansar mucho durante la temporada. ¿Qué pasará entonces con el equipo de Tyronn Lue?

Con apenas dos semanas de preparación y tres o cuatro partidos en el zurrón antes de empezar la temporada, los favoritos al anillo parecen haber comenzado el curso con el freno de mano echado. O mejor aún. Todavía no lo han empezado y siguen con su particular pretemporada en lo que a ajustes de roles y adaptación a los sistemas se refiere, en esta campaña marcada por las apreturas del calendario.

Esas prisas por empezar cuanto antes y no darse de bruces con el calendario y los Juegos ha llevado a una primera semana en la que el nivel dista mucho del visto, por ejemplo, en los playoffs de la burbuja de Orlando. Marcadores abultados, ataques enloquecidos y defensas sin encajar han dibujado unos primeros días de poco nivel. Y para muestra, el botón de la jornada de Navidad.

Para seguir dándole vueltas al tema del calendario y de una temporada que ha arrancado cogida por los pelos, tenemos el tema de las lesiones y los descansos que vamos a ver durante todo el curso. Jugadores como Marquese Chriss o Spencer Dinwiddie han dicho adiós a las primeras de cambio y otros como Ja Morant también han dado el susto a sus aficionados con lesiones de menor gravedad.

El escaso tiempo para el descanso del cuerpo en algunos casos y los pocos entrenamientos que han tenido (y que tendrán durante la temporada regular ya que como máximo conseguirán parar dos días seguidos) harán que los equipos opten por dar descansos más frecuentes a jugadores como LeBron James o Jimmy Butler, que apenas han tenido 70 días de desconexión.

Stephen Curry, de locos: 105 triples seguidos sin fallo en 313 segundos

YA NO ESTAMOS EN KANSAS, STEPHEN

Stephen Curry, Steve Kerr, Draymond Green y todos los aficionados de los Warriors tienen que cambiar el chip de equipo dominante de la NBA. Los de San Francisco, aun sin Klay Thompson, aspiraban a meterse en playoffs y dar algún disgusto a otras franquicias con más plantilla y empaque.

Un objetivo que después de una semana de competición parece bastante alejado de su potencial real. Wiggins, pese a su partido ante los Pistons, sigue desaparecido y cada vez se esperan menos noticias de él, Oubre sigue en el desierto de Arizona y la ausencia de Green pesa más de lo que se esperaba. Sólo el buen inicio de James Wiseman parece dar motivos a Curry para recuperar la sonrisa, pero el dos veces MVP de la NBA también tiene que cambiar el chip y darse cuenta de dónde está y quién le rodea. Sólo así saldrá su mejor versión.

Los Lakers siguen siendo los grandes favoritos de cara a revalidar el anillo que conquistaron la pasdada temporada, a pesar de sumar ya dos derrotas en cuatro partidos. Los ‘benditos’ descansos han hecho que los angelinos hayan comenzado al ralentí y más pendientes de ajustar las nuevas adquisiciones a sus esquemas que de sumar victorias. Entre esas nuevas piezas está un Marc Gasol que ha empezado a mostrar lo que ya sabía que podía aportar a este equipo: defensa y lectura de juego.

Sin embargo, quedan ciertas dudas tras los primeros partidos sobre su papel en los minutos decisivos de los partidos. Parece que, de momento, Vogel apuesta por Davis -inamovible- y Harrell, cuya defensa deja interrogantes, como pareja interior. Puede ser para limitar los minutos del español y que llegué en plenitudo física al momento importante de la temporada, pero de momento su papel lo tiene otro.

Lo mejor del histórico partido de Marc Gasol ante los Wolves

La paliza a los Clippers puede haber enmascarado el irregular comienzo de unos Mavericks que echan mucho de menos el concurso de Porzingis y que ha dejado demasiado solo a Luka Doncic. El esloveno ha despejado las dudas sobre su estado físico y ha comenzado al nivel que se le presuponía antes de comenzar la pretemporada. Sin embargo, en su afán por multiplicarse para hacer de todo el esloveno a veces no está tomando las mejores decisiones en ataque.

Especialmente a la hora de asumir más tiros en un momento en el que no encuentra el aro con tanta facilidad. como muestran su porcentaje desde el triple con un 12% . Es lo que tiene estar demasiado sólo. La segunda unidad no alcanza, de momento, y los Mavericks echan en falta una tercera estrella para ayudar a Doncic y a Porzingis a dar un paso adelante y convertir a los Mavs en auténticos aspirantes.

Si hay algo reseñable en estos primeros siete días de competición es ver que Kevin Durant ha vuelto tras más de 520 días en el dique seco. Y lo ha hecho tal y como se fue: como uno de los tres mejores jugadores de la liga. Y esa es la mejor noticia posible. El alero ha demostrado desde el primer minuto que no tiene miedo a nada y que está metido de lleno en una misión: conquistar el anillo que ya ganó dos veces en los Warriors y que en 2018 se le escapó por culpa del Aquiles. Si lo que hemos visto hasta ahora de Durant, y su buena sintonía con Irving en cancha, es lo que nos espera durante toda la temporada los aficionados a la NBA estamos de enhorabuena. Y los de los Nets, más.

La exhibición metedora inmaculada de Kevin Durant
Share Button

Artículos sobre República Dominicana

Deja un comentario

error: Content is protected !!