La zona colonial de noche

La Zona Colonial, ese místico rincón de Santo Domingo con cientos de años de historia en sus calles, es un lugar interesante y educativo para recorrer de día. Cómo vimos en nuestro post anterior son muchas las actividades y lugares emblemáticos que se pueden visitar para conocer más de los primeros hechos que dieron inicio a lo que todos conocen cómo el Nuevo Mundo.

La primera edificación española, la primera calle, la primera Catedral, en fin, todo un espacio rico en historia y abierto a los residentes y turistas para que puedan descubrir aún más de su historia. Pero, cuándo se oculta el sol y llega la imponente luna, la Zona Colonial sigue siendo interesante, y la magia del lugar aumenta significativamente.

Restaurantes, bares, sus calles y parques. Todo adquiere un misterio especial, las cosas se ven diferentes y el romanticismo se lleva a flor de piel. Entre sus calles, con tenues lámparas y antiguas edificaciones es muy común ver a las parejas compartiendo momentos inolvidables. Los amigos salen de fiesta, y entre las piedras de la zona retumban todo tipo ritmos demostrando que la noche es joven. Y luego de una caminata nocturna, nada mejor que terminar en buen restaurante con vistas espectaculares.

Entonces, si se tiene la dicha de estar en la Zona Colonial de Santo Domingo en la noche, ¿A dónde ir? Pues aquí están algunas opciones de los mejores y más especiales lugares de los alrededores.

Parque Colón

El Parque Colón está ubicado entre las calles Arzobispo Meriño e Isabel La Católica, frente a la Catedral. Es un espacio abierto con una estatua de Cristóbal Colón, descubridor de América justo en el centro, rodeado de bancos y árboles dónde las personas se reúnen a tomar unos tragos, a hablar, patinar, darle de comer a las palomas, pintar o simplemente a disfrutar del ambiente.

parque colon

Hard Rock Café

Ubicado justo enfrente del Parque Colón, esta cadena de restaurantes mundialmente conocida ofrece su tradicional servicio en un ambiente rodeado de memorabilia de músicos locales e internacionales. Cuenta con tres áreas: restaurante, bar y terraza, dónde las personas pueden disfrutar de sus platos y tragos. Este lugar es también conocido por realizar presentaciones en vivo de múltiples artistas, así que siempre es bueno revisar su cartelera.

Plaza España

Es uno de los espacios más amplios de la Zona Colonial. Es el punto de reunión de muchos para caminar, sentarse a hablar y sobre todo para aprovechar la hermosa vista que tiene del Río Ozama y del otro lado de la ciudad. En sus cercanías se pueden encontrar el Museo de las Casas Reales y el Alcázar de Colón. Esta zona posee un conjunto de restaurantes uno al lado del otro y todos con terrazas para disfrutar de la vista que ofrece el lugar. Entre los restaurantes más populares están Pat’e Palo, Angelo’s, el Museo del Jamón y Grillo Bravo.

plaza españa

Casa de Teatro

Este es un lugar para las almas bohemias. En el mismo se pueden encontrar exhibiciones de arte, obras de teatro y espectáculos musicales. Tiene un bar funcionando todas las noches y el ambiente es perfecto para compartir con varios artistas del país. En muchas ocasiones se dan celebraciones espontáneas y los artistas que visitan el bar empiezan a cantar y compartir. Está ubicado en Arzobispo Meriño.

casa de teatro

Teatro Guloya

Es una pequeña sala de teatro que cuenta con obras diferentes presentándose todos los fines de semanas. Es un lugar íntimo dónde la magia del teatro transporta al visitante a mundos muy interesantes. Se encuentra ubicado en la calle Arzobispo Portes y cuenta con un bar para disfrutar de un trago antes o después de la presentación.

teatro guloya

Lucía

Es un hermoso bar que se encuentra dentro de lo que se conoce como un patio español. El lugar es visitado por personas de todas las edades para poder bailar, conversar y tomarse algunos tragos. Es amplio, cómodo y siempre tiene actividades en vivo para que todos los asistentes puedan pasar una gran noche.

Está comprobado que todo aquel que desee pasar una noche inolvidable solo debe darse cita en la Zona Colonial de Santo Domingo. El lugar dónde todo puede suceder y las emociones se viven a flor de piel. Un lugar mágico y especial en cuyas noches se encuentran las sombras y sueños que dieron inicio al Nuevo Mundo.

Share Button

El Mofongo

Marzo 6, 2014 by  
Archivado en El Mofongo, Gastronomía

El plátano es uno de los elementos básicos de la gastronomía de la República Dominicana. Su versatilidad permite que sea consumido en cualquiera de los tres momentos del día en diferentes presentaciones. Este fruto de la familia de las Musáceas es quizás el producto agrícola más consumido y exportado en el país.

El origen de la planta que produce el plátano, aunque muchos no lo crean, es asiático y llega al Caribe con los esclavos africanos durante la época de la colonización de América. El clima y las condiciones naturales del terreno le permitieron desarrollarse y multiplicarse en Puerto Rico, Cuba y República Dominicana. Siendo este último el principal representante de este “vívere” como se conoce localmente al punto de convertirlo en una especie de símbolo nacional y atribuirle a manera de chiste la fuerza de sus peloteros a que son alimentados con el plátano desde pequeños a través de la expresión “Plátano Power”.

La capacidad de ser cocinado y servido de diferentes maneras, junto con su relativo bajo costo, lo hace la herramienta perfecta para el ama de casa que necesita alimentar y sostener a su familia con comidas que permitan a los hijos y al esposo desempeñar sus actividades del día a día sin sentir hambre durante las mismas.

Entre las formas más comunes de preparación del plátano está la variante hervida, éste es pelado, hervido y servido en el plato, luego está el mangú que sigue el mismo proceso anterior con la salvedad de que antes de llevarlo a la mesa el plátano es majado hasta producir una especie de puré, y la otra forma de consumirlo es frito. El plátano es pelado y cortado en rodajas. Esas rodajas se llevan a aceite caliente, luego de unos minutos se retiran de la sartén para aplastarlas y ser llevadas nuevamente al aceite para terminar la cocción.

Cada una de estas formas de consumo puede ser acompañada con quesos, huevos, jamones, salamis, pescados y carnes. Realmente el cielo es el límite con las posibilidades que ofrecer este manjar caribeño.

Pero, una de las formas de preparación de mayor sabor y más deseadas por todos los dominicanos es el delicioso Mofongo, un excelente representante de la gastronomía dominicana que tiene su origen en el país de Puerto Rico, pero que hoy en día ya posee su propia personalidad dominicana por las variaciones en algunos de los ingredientes del mismo que le han ido incluyendo los dominicanos.

Se dice que los orígenes de este sabroso y original plato se remontan a la África del período colonial con el Fufu, una receta que partía de la combinación de algunos vegetales hasta formar una masa crujiente, pero más suave que la del mofongo, porque los elementos eran hervidos y suavizados con agua, leche o mantequilla. Este plato fue introducido por los esclavos africanos en Puerto Rico, dónde tomó otra dimensión, y luego fue llegando a cada uno de los países de las Antillas mayores y menores adaptándose a la idiosincrasia de cada país.

La preparación del Mofongo es sencilla en comparación con otros manjares tropicales. Consiste en pelar el plátano, córtarlo en rodajas no muy gruesas y pasarlos por unos breves minutos por aceite caliente. Luego esto es llevado a una herramienta conocida como pilón que es una copa de madera que con ayuda de un pequeño palo sirve para majar cualquier tipo de alimento. Cuando las rodajas de plátano son llevadas al pilón se deben sazonar con aceite de oliva, sal, pimienta, ajo, orégano o cualquier especia de la predilección del cocinero. A esta mezcla se le debe agregar algún tipo de carne.

El Mofongo original es preparado con carne de cerdo, pero hoy en día es mezclado con pollo, carne, camarones, cangrejo o vegetales. En esta parte la inspiración del chef es vital y puede probar distintas combinaciones. En la mayoría de los casos el Mofongo es servido en el mismo pilón y se acompaña de una salsa o sopa de especias que permite suavizarlo un poco. Otra variante menos popular del Mofongo es preparada con yuca en vez del tradicional plátano, pero ésta no goza de tantos adeptos como la original.

El Mofongo es una delicia que tiene como base uno de los productos agrícolas más representativos de la República Dominicana. Cualquiera que esté en el área debe darse la oportunidad de probar este manjar de dioses.

Share Button