El sistema “todo incluido”

Es un sistema cómodo, donde se puede controlar mejor el presupuesto, ya que se fijan de antemano los gastos que se van a realizar.

Se contratan hoteles con playa privada, piscina y actividades deportivas y de ocio de todo tipo: submarinismo, vela, golf, tenis, discotecas; incluso algunas visitas organizadas pueden estar incluidas.

Las comidas de todo el día están incluidas, así como las bebidas, aunque hay que asegurarse de las condiciones previamente, ya que en algunos complejos las bebidas alcohólicas son gratis sólo hasta determinadas horas.

Es un sistema interesante para el turista que busca relajarse en las instalaciones del hotel, sin más complicaciones. Lógicamente, es un programa que se aleja bastante del concepto de viajero, deseoso de conocer el entorno de una manera más profunda.

Los hoteles funcionan como un guetto, del que es bastante caro salir a no ser que se disponga de vehículo, ya que los taxis son caros sin se cogen dentro de las instalaciones hoteleras, y lo mismo ocurre si se pretende alquilar un vehículo. El transporte público suele ser inexistente, o restringido. Se pretende que el turista deje sus divisas dentro del recinto.

Escribe tu comentario

Agradecemos tu participación...
Gracias a tu colaboración conseguimos que este sitio crezca y sea más útil.