Bahía de las Águilas

Noviembre 20, 2013 by inverdominio  
Archivado en Costa meridional

Cierra los ojos. Imagina que estás bajo un cielo tan azul que te parece irreal, que solo escuchas las olas del mar chocar con la orilla y transformarse en explosiones de agua cristalina. Imagina que caminas sobre una blanca arena que te hace sentir que vas sobre las nubes y que a tus espaldas una hermosa y verde vegetación se levanta y te separa del mundo entero. Estás solo, eres el rey del universo y descansas en el último paraíso. Nunca creíste que tanta belleza pudiera ser posible. Ahora abre los ojos y entérate que esto no es sueño. Este lugar existe, es uno de los últimos pedazos del paraíso aquí en la tierra y se encuentra al sur de la República Dominicana. Su nombre: Bahía de las Águilas, su descripción: Magia en la tierra.

Bahía de las Águilas está catalogada como una de las mejores playas del mundo por todas las condiciones naturales que reúne y es sin duda la mejor de todo el Caribe. Para muchos esta posición se la gana por su condición de playa virgen, ya que se encuentra totalmente aislada de la población. Está aproximadamente a 323 kilómetros de Santo Domingo, capital de la República Dominicana y a 25 kilómetros de Pedernales, el pueblo más cerca de la zona. El acceso a la costa se puede realizar de tres maneras diferentes: por bote (la más común), con un vehículo todo terreno y caminando. Las dos primeras tomarían de 10 a 15 minutos, mientras que la tercera conlleva un recorrido de aproximadamente 45 minutos.


Los 8 kilómetros de playa de Bahía de las Águilas se encuentran dentro del Parque Nacional Jaragua, declarado así por el gobierno dominicano en el año 1983 y ratificado en el año 2009. Este segmento es también considerado Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde el 2002. Este ecosistema es el conjunto de condiciones prácticamente únicas: árido, costas rocosas, humedales, pastos marinos y arrecifes de corales. Este parque contiene unos 1500 kilómetros cuadrados, de los 900 son de la parte costero marina.

La fauna y flora de Bahía de las Águilas es sumamente diversa. Se han encontrado 12 tipos de asociaciones vegetales terrestres, en su mayoría plantas adaptadas para vivir en lugares de poca precipitación pluvial y grandes ondas de radiación solar. Entre las plantas de la zona se pueden citar: la canelilla (planta aromática y medicinal), el guanito de Cabo Rojo, la palma cacheo de Oviedo y el melón espinoso de Pedernales. En cuanto a la vida animal la zona es rica en lambí y langosta espinosa. Los reptiles también son muy comunes por el clima del lugar. Es posible encontrar en los alrededores las especies de iguana rinoceronte y la iguana Ricord, esta última en peligro de extinción y endémica de la zona. Otros reptiles de la zona son las ranas ameiva y las culebras uromacer Y uno de los espectáculos más hermosos de la isla ocurre en Bahía de las Águilas cuándo las tortugas Carey llegan a desovar. Entre las aves que son endémicas del parque están la paloma coronita y la gaviota oscura. Y por último, este es el único lugar dónde se encuentra a las especies en peligro de extinción: El solenodonte y la jutía.

La ruta más fácil para llegar a esta mística playa dominicana es a través de la carretera de Pedernales. Entrar por Cabo Rojo (llamado así por el color de la arena del lugar) y seguir hasta la comunidad de Las Cuevas (un lugar donde las pocas personas que lo habitan viven en las cavernas de la zona). Una vez en este lugar se paga a uno de los guías de las zonas para que en un bote los lleve hasta la playa pasando por una serie de paisajes que roban el aliento y te preparan para disfrutar del paraíso natural más hermoso del mundo.

Bahía de las Águilas es de esos lugares remotos que durante el trayecto las personas se cuestionan si realmente vale la pena todo el ajetreo del camino, pero que cuando se llega todo lo demás se olvida y en lo único que podemos pensar es en cuándo volveremos a visitar este rincón de cielo aquí en la tierra.

Samaná y Cayo Levantado

Noviembre 13, 2013 by inverdominio  
Archivado en Costa Norte

En el nordeste de República Dominicana se visualiza un pequeño espacio llamado la Bahía de Samaná. Uno de los lugares históricamente más controversiales de la isla por su singular belleza y estratégica ubicación. Ulises Heraux, Pedro Santana y Buenaventura Baéz intentaron vender este preciado territorio a España y Estados Unidos en diferentes momentos del siglo XIX. Pero, para la gracia del pueblo, estas negociaciones no llegaron a buenos términos y hoy en día esta es una de las zonas de mayor desarrollo turístico y comercial, después de la zona este del país. En este especial lugar se esconde entre la playa y las montañas un pequeño paraíso terrenal, Cayo Levantado.

La historia de este espacio es tan mística como el cayo en sí. El primer contacto de Cristóbal Colón y su equipo de navegantes con esta parte de la isla fue el 12 de enero de 1493. Apenas tres meses después del descubrimiento de América. Llegaron a esta parte de la isla y el encuentro se convirtió en una pequeña batalla con los indígenas de la zona lo que evitó que exploraran más a fondo.

En el año 1746 el Gobernador Francisco Rubio y Peñaranda fundó oficialmente el lugar y ahí empieza el desarrollo comercial de esta parte de la isla. Unos años más tarde este mismo lugar fue el punto de encuentro para que los hombres enviados por Napoleón Bonaparte entraran a la isla para subordinarla ante el dominio Francés.

Años más tarde el presidente Boyer invitó a negros ex esclavos a vivir y trabajar el área de Samaná durante la invasión haitiana. Después de 12 años viviendo y procreando en el país, la delegación fue desapareciendo. Muchos no soportaron el clima tropical o no supieron adaptarse a los oficios del campo. Sin embargo, esto formó en Samaná una comunidad refinada y de habla inglesa haciéndola una parte interesante de la isla. Hoy en día muchos de los apellidos como Kelly, Johnson y King de esta delegación de ex esclavos sobreviven en la zona.

En medio de todos estos mitos y leyendas se oculta uno de los rincones más paradisiacos de la isla. Cayo Levantado (llamado por algunos “Isla Bacardi” por un tiempo) es un pequeño islote ubicado en la misma Bahía de Samaná al que se puede acceder vía acuática. Es un lugar para estar en puro contacto con la naturaleza, sus playas tienen al frente las grandes montañas y del otro lado el vasto océano atlántico en el que en algunas ocasiones al año se pueden visualizar las enormes ballenas jorobadas que vienen de Alaska a esta parte de la isla.

Cayo Levantado además de contar con dos playas para el disfrute de sus visitantes tiene también un hotel con diversos paquetes de hospedaje. La isla posee un poco más de 1 kilómetro de extensión y su vegetación es típica de la zona, un bosque húmedo.
Otros hoteles están disponibles en el pueblo de Samaná y desde allí organizan varios transportes para visitar la isla de Cayo Levantado.

Otro aspecto importante de Samaná y sus alrededores es que por su excelente ubicación es un pueblo de pescadores natos, dónde se pueden encontrar los mejores y más frescos restaurantes de mariscos del país. Un manjar incomparable, con vistas que le pueden robar el aliento al más incrédulo.

Con la construcción de una autopista el acceso al pueblo no es complicado ni lejano. De hecho, de Santo Domingo, la ciudad capital, se puede llegar a Samaná en un promedio de dos horas, lo que facilita la logística de visitar por uno o dos días el lugar y regresar a la ciudad para seguir disfrutando de sus varios atributos.

Samaná es una sobreviviente. Se engrandece con su historia, sus paisajes y su hospitalidad. Las palabras se quedan cortas a la hora de describir este pedacito de cielo en la ciudad. Y es sin lugar a dudas uno de los lugares preferidos de los turistas y locales que lo visitan. Para tener un espacio de paz, belleza y recogimiento Cayo Levantado es la mejor opción. Y los amantes del pescado y los mariscos no pueden dejar de probar los deliciosos platos que se preparan en la zona directamente del mar al paladar de los comensales.

Los Haitises

Octubre 28, 2013 by inverdominio  
Archivado en Costa Norte

República Dominicana es una isla de muchos encantos. En cada esquina un pequeño paraíso natural está a la espera de ser visitado con un tesoro de recursos naturales y paisajes que roban el aliento de los visitantes. El Parque Nacional de los Haitises no es la excepción. Este espacio es sin duda uno de los lugares más hermosos del país y por demás uno de los más controversiales, debido a un pugna iniciada por la posible construcción de una cementera en esta área en el año 2009.

El Parque Nacional Los Haitises es un bosque virgen ubicado entre las zonas de Sabana de la Mar, Hato Mayor, Mote Plata y Samaná, con una superficie de 3600 km. Está compuesto por un sistema de numerosas cavernas que en su interior, al día de hoy, conservan pictografías y petroglifos realizados por los Taínos y algunos tal vez realizados por civilizaciones anteriores a éstos. Las más visitadas son la cueva de La Reyna, San Gabriel y La Línea. Su nombre viene del término Haití que en el lenguaje Taíno significa tierra alta o tierra de montañas.

La creación de este parque se remonta al año 1968 mediante la Ley 244, con el reconocimiento de la Reserva Forestal Zona Vedada de Los Haitises y se confirmó el 3 de junio de 1976 con la Ley 409 que lo convirtió en Parque Nacional Los Haitises.

La belleza de la zona se debe a la combinación de ambientes que se pueden ver en el lugar. La mayor parte está compuesta por colinas o mogotes, también se observan vallecitos y tiene áreas de influencia hidrográfica compuesta por ríos y playas. Los ríos que lo recorren son el Yuna, Barracote, Playabo, Los Cocos, Naranjo y los caños Cabirma, Estero, Prieto y otros.

Lamentablemente, la zona ha sido víctima de deforestación y algunas partes se encuentran retomando su verde esplendor. Sin embargo, esto no ha afectado la pluviometría del área, que oscila entre 1900 y 2000 mm anuales, siendo una de las zonas dónde más días llueve al año.

Los visitantes pueden acceder al lugar por las vías terrestres y acuáticas. En la parte terrestre los vehículos solo pueden llegar hasta cierta parte y luego hay retomar el resto de camino a pie. Mientras que por bote se puede llegar hacia una de los cayos o manglares que conforman los límites del parque.

El recorrido por cualquiera de las dos vías es impresionante y el visitante logra estar en verdadero contacto con la naturaleza. Varias personas, algunas residentes de áreas cercanas, brindan la oportunidad de realizar visitas guiadas con datos interesantes sobre la fauna, flora y composición del parque.

Por su naturaleza de Bosque Húmedo Subtropical y Bosque Muy Húmedo Subtropical el clima puede llegar a ser un poco incómodo, produciendo mucha transpiración entre los visitantes, pero nada que un buen baño de río o playa no pueda solucionar. Se recomienda que para recorrer Los Haitises las personas lleven ropa ligera, calzado deportivo, y se coloquen repelente de mosquitos y protector solar para evitar posibles enfermedades normales en este tipo de visitas.

A pesar la belleza del Parque Nacional Los Haitises y de estar protegido bajo la ley dominicana, esto no impidió que en el año 2009 fuera objeto de una gran batalla entre el pueblo dominicano, en su mayoría los jóvenes del país, y el gobierno, para evitar que este último otorgara una licencia a una empresa cementera para construir sus instalaciones sobre una parte de la zona del parque. Esto despertó un debate social en todos los medios de comunicación del país y con la ayuda de las redes sociales más y más personas se fueron involucrando. A través de protestas pacíficas frente al Senado y la casa de gobierno, y de un gran concierto, el estado dominicano cedió y la construcción no fue permitida.

Es decir, que hoy en día, el Parque Nacional Los Haitises está intacto y puede ser visitado y disfrutado en su totalidad por todos aquellos que se decidan a explorar esta zona de llena de historia, mística y sobre todo de paisajes emocionantes y hermosos, guardados para esos ojos capaces de apreciar cuando la poesía pasa de ser algo que podemos leer a algo que podemos contemplar y admirar

Área Central

El interior de la República Dominicana está dominado por los Alpes Dominicanos, dónde se cultiva el café y el tabaco más selectos. Aquí se encuentra el pico Duarte, de 3.087 metros, el más alto de todo el Caribe.

Hay tres Parques Nacionales: Armando Bermúdez, José del Carmen Ramírez y Valle Nuevo, donde se suceden los rios, cascadas y bosques repletos de vida animal y vegetal.

Tradicionalmente, los dominicanos de zonas costeras, mucho más calurosas, acuden a esta zona a refrescarse en los bosques del Valle de Jarabacoa, y darse un baño en los ríos Jimenoa o Yaque del Norte.

jarabacoa

Las temperaturas todavía son más frescas en el Valle de Constanza, que divide en dos la cordillera, y ya llamó la atención de Colón cuando la contempló desde el Santo Cerro.

constanza

En la cima se encuentra la iglesia de las Mercedes, popular lugar de peregrinación católica. También el Carnaval de La Vega, es conocido por su música y colorido. A él acuden los habitantes de Santiago del los Caballeros, que es la segunda ciudad dominicana y centro del cultivo y fabricación de tabaco.

carnaval de la vega

Santiago de los Caballeros

La ciudad cuenta con 768,185 habitantes. Esto convierte a Santiago en la segunda ciudad de mayor importancia poblacional de la República Dominicana después de Santo Domingo.

El Monumento a los Héroes de la Restauración :situado a la entrada de la ciudad, este monumento fue erigido por ordenes del tirano Rafael Leonidas Trujillo Molina. Esta ubicado en la cima de una colina en la parte este de la ciudad, de donde se puede observar gran parte de la provincia.

Una de las más hermosas tradiciones de Santiago conservada hasta ahora, son los coches tirados de caballos; antes, importante medio de transporte. Se encuentran en la actualidad estacionados cerca del Parque Colón, en la Calle Cuba, en la Avenida Monumental, frente al Teatro del Cibao y en el Parque Duarte en la Calle 30 de Marzo.

Mercado Modelo : este es un centro comercial donde existen tiendas variadas de artesanías y artículos nativos confeccionados a mano. Está situado en la calle El Sol.

Museo de Arte Folclórico Tomás Morel : en este lugar se puede admirar artículos relacionados con el folclore y aspectos cotidianos de la vida del hogar de Santiago de la época colonial hasta 1960. Contiene una colección de máscaras de lechones, representación del carnaval santiaguense. Está situado en la calle Restauración.

Centro de la Cultura de Santiago : es, como su nombre lo indica, el lugar donde se dan cita las manifestaciones culturales y actividades relacionadas con las bellas artes. Siempre existen en este centro cultural exposiciones de pinturas, esculturas; presentaciones de teatro, ballet, conciertos, entre otros. Además funciona como centro de enseñanza de arte, en sus diferentes manifestaciones. Está situado en la calle El Sol esquina Benito Monción.

santiago de los caballeros

Gran Teatro del Cibao : presenta espectáculos de artistas nacionales e internacionales. Comprende dos salas: “La Restauración” y “Julio Alberto Hernández”. Está recubierto en mármol travertino, encierra el más avanzado sistema teatral, el piso es de mármol belga, posee cuatro formidables esculturas de la autoría del eximio escultor español Don Juan Avalo , las cuales corresponden a: López de Vega y Carpio , Calderón de la Barca , Fray de León y Sor Juana Inés de la Cruz . Las paredes están talladas en hermosa caoba nacional.

Centro Cultural Eduardo León Jiménes : es, actualmente, el museo de más renombre en el país y uno de los mejores en el Caribe. Consta de tres salas de exhibición permanente: Signos de Identidad , una sala con “Génesis y trayectoria” (que cada dos años exhibe las obras seleccionadas del concurso de arte Eduardo León Jimenes) y una sala de exhibiciones temporales. En sus jardines se encuentra ubicado el Patio Caribeño , donde se realizan tertulias y proyecciones de eventos de interés, así como también presentaciones en vivo.

Costa Norte

Cabarete

Paraíso atlántico para los windsurfistas y kitesurfistas, en esta también llamada Costa del Ámbar. Los campeonatos mundiales se celebran en Junio, pero la práctica de éste deporte es constante durante todo el año, gracias a sus magníficas condiciones meteorológicas.

cabarete

Justo al lado se encuentra Sosúa, antiguo puerto de pescadores invadido ahora por una algarabía multicolor de aficionados a los deportes náuticos.

En esta zona en es posible disfrutar de magníficas instalaciones hoteleras, pensadas para un turismo de lujo, como Playa Dorada. También en Puerto Plata, donde Colón fundó el primer asentamiento del Nuevo Mundo, y hoy destino turístico bullicioso, se puede practicar todo tipo de deportes.

sosúa

Se conserva la fortaleza colonial de San Felipe y restos de lo que fuera la casa de Colón y de la iglesia donde se celebró la primera misa en América.

Hay dos museos de interés: uno que expone los vestigios de los taínos, originarios pobladores, y otro dedicado al ámbar, abundante en los alrededores.

Cerca de la frontera con Haití está el magnífico Parque Nacional de Monte Cristi, donde es posible contemplar su abundantísima flora y fauna, tanto en tierra como en el mar, y sus curiosas formaciones rocosas.

Parque Nacional de Monte Cristi

Costa Este

Es en la zona oriental de la isla donde se localizan algunos de los destinos turísticos más populares de la República Dominicana.

La Romana

Es una de las 31 provincias de la R.D. Está situada a 100 km de la capital, Santo Domingo. La mayor parte de la provincia está dedicada a la caña de azúcar. La temperatura promedio anual de es de 26.3 °C. La precipitación promedio anual de lluvias es de 1,040 mm. Debido a la regularidad del terreno, no existen diferencias significativas de ambos valores en los municipios que integran la provincia.

La Romana

En esta provincia también se encuentra Altos de Chavón, pequeña localidad que imita a un pueblo mediterráneo español o italiano de casas construídas en piedra caliza. Es refugio de muchos artistas internacionales y desde el pueblo hay unas vistas fantásticas del río Chavón.

altos de chavón

El pequeño pueblo de Altos de Chavón cuenta con varios restaurantes, una iglesia donde célebres personajes han contraído matrimonio, como “Michael Jackson”, boutiques de lujo, un Museo Arqueológico Regional con una gran colección de objetos taínos y una filial de la escuela de Diseño Parsons de Nueva York.

Además de todo esto Altos de Chavón cuenta con un espectacular anfiteatro de piedra, al más estilo romano, con aforo para 4.000 personas, que se utiliza para celebrar diferentes eventos y conciertos. Frank Sinatra fue el primero en estrenarlo y dar un concierto. Julio Iglesias, Juan Luis Guerra, Marc Anthony, y famosos cantantes y bandas de merengue, salsa y bachata han actuado en este lugar.

A tan sólo 20 minutos de La Romana se encuentra Bayahibe, una pequeña población de pescadores, donde se encuentra una de las playas más bonitas del este : la playa de Bayahibe. La playa Dominicus es otra de las más populares en la zona. Desde ambas y también desde el puerto de La Romana zarpan barcos, catamaranes y lanchas hacia Isla Saona e Isla Catalina.

isla saona

La isla Saona es más grande en superficie que la Catalina y se encuentra dentro del Parque Nacional del Este. En Isla Saona se puede disfrutar de sus hermosas playas, ver los manglares, practicar buceo y otros deportes acuáticos. Hay muchas agencias locales donde poder contratar pasar un día entero en cualquiera de las dos islas. Isla Catalina también es un sitio idóneo para la práctica del submarinismo.

Bayahibe

Punta Cana y Playa Bávaro

Están situadas el la punta del este de la República Dominicana en la cual se ubican numerosos complejos hoteleros. Da nombre al Aeropuerto Internacional Punta Cana, ubicado a unos 30 km hacia el interior, en la carretera de Higüey a La Romana.

Punta Cana

La zona de Punta Cana se inicia al Norte con la Playa de Arena Gorda, siguiendo después la famosa Playa Bávaro, playa ubero alto, playa macao y la Playa de El Cortecito. Cuando se inicia la vuelta de la punta se encuentran las Playas de Cabeza de Toro, Cabo Engaño, Punta Cana y Juanillo.

Las playas son de arena blanca y fina, y el mar de un suave color azul verdoso, sin alcanzar el turquesa de las playas caribeñas más al Sur. El mar presenta generalmente oleaje y la playa se hunde muy rápidamente en el mar. El agua siempre es transparente y abundan las algas en algunas areas pero esto no le resta belleza, sino todo lo contrario: esto es un distintivo de dichas playas.

playa bávaro

En toda la zona existen decenas de confortables hoteles entre los que cabe destacar los de inversión española, Riu , Iberostar, Melia, Barceló y el famoso Catalonia Bávaro Resort.

También esta zona cuenta con varias discotecas como Mangú o Pacha, que animan las noches de fiesta de los turistas. En la zona se han instalado numerosas atracciones turísticas, algunas de cierta envergadura como el Manatí Park, un parque acuático con delfines y otras diferentes clases de animales.

Samaná

Situada más al norte, se halla la península de Samaná. Su bahía homónima, con sus tres islas, es un lugar todavía no masificado. Es posible el avistamiento de ballenas, que acuden entre Enero y Marzo. En sus cercanías es recomendable visitar la Playa del Rincón y la Isla de Cayo Levantado.

cayo levantado

ballenas

Costa Meridional

Es donde se situa la ciudad de Santo Domingo, capital del país, con más de tres millones de habitantes. Fue la primera ciudad colonial que se fundón en el Nuevo Mundo. Aún se conservan algunos restos de sus antiguas murallas, incluso alguna se sus puertas.

Santo Domingo visto desde el aire

La estructura urbana de Santo Domingo es cuadricular. Su catedral, situada en el Parque Colón, es una mezcla de estilos plateresco y renacentista. En sus cercanías se encuentra la primera universidad, que es actualmente un convento de los dominicos.

Diego Colón, primogénito de Cristobal Colón, tenía su residencia en el Alcázar de Colón, en la Plaza de España, junto a la muralla y con una vista privilegiada sobre el estuario del río Ozama.

alcázar de Colón

Se dice que parte de los restos del Almirante reposan en Santo Domingo, en el Faro de Colón, después de haber sido trasladados allí desde la catedral

faro de colón

A unos pasos de allí, en la calle de Las Damas, está el Museo de las Casas Reales, con colecciones de pintura y escultura, el Panteón Real y la Fortaleza Ozama

fortaleza Ozama

Si queremos asomarnos a la vida cotidiana de los dominicanos, nuestro destino es la calle del Conde, peatonal, en el mismo corazón de la ciudad vieja, rodeada de otras calles con solera, como la calle Mercedes, calle Hostos, Arzobispo Meriño o Isabel la Católica.

calle del conde

La antiguas casas coloniales se han convertido ahora en restaurantes y hoteles, conservando las ventanas enrejadas y los escudos y ornamentos de piedra.

A 28 kilómetros de la capital se encuentra la ciudad de San Cristobal, fundada por Bartolomé Colón, hermano del Descubridor, donde abundan las iglesias y mansiones coloniales. Una ciudad donde se respira la auténtica vida dominicana.

Entre la playa y la sierra de Bahoruco está Barahona, muy cerca del vecino país Hahití. Esta costa todavía permanece bastante inalterada, con pueblos como San Rafael o Playa Palenque.
En la cercanías, el Parque Nacional de Jaragua, y el de Isla Cabritos, permiten disfrutar de una naturaleza virgen, con abundante y variada flora y fauna, como la de el lago Enriquillo, donde habitan los cocodrilos.

lago enriquillo