Merengue, el ritmo de una isla.

febrero 9, 2015 by  
Archivado en El Merengue, Música

Cuando la tambora comienza a retumbar, la güira replica y las trompetas suenan a todo dar es imposible quedarse sentado ante la sensación de que se está escuchando un buen merengue. Este ritmo autóctono de República Dominicana le ha dado la vuelta al mundo y se ha convertido en un símbolo para este país que recibe al año ciento de miles de turistas deseosos de bailar un merengue como un verdadero dominicano. Con más de cien años de historia esta forma de expresión ha pasado por varias etapas y como todo va evolucionando según pasa el tiempo.

merengue

Aprovechando la reciente celebración del Día Nacional del Merengue aquí preparamos un listado de los mejores merengues de todos los tiempos y sus intérpretes para que vayas preparando tu lista de reproducción:

Compadre Pedro Juan, de Luis Alberti

Este es considerado como el rey de los merengues. Estrenado en el año 1936 aún hoy guarda vigencia y es tocado incluso en algunas emisoras. Es sumamente emblemático y forma parte del folklor del pueblo dominicano. Originalmente fue interpretado por la Orquesta Santa Cecilia, dirigida por el maestro Luis Alberti con la voz de Arcadio Franco. Y al pasar de los años ha sido grabado por numerosos músicos siempre respetando el arreglo original de la canción. Entre las artistas que han interpretado o grabado este símbolo del merengue están: El Gran Combo de Puerto Rico, Wilfrido Vargas, Ángel Viloria, Fernando Villalona, Joseíto Mateo y Milly, Tavito Vásquez, Orquesta San José, Luis Pérez y su orquesta, Félix del Rosario, Rafael Solano, Francis Santana, Manuel Tejada, Alfredo Chahín lo interpreta en el idioma árabe, Libertad Lamarque, Papa Molina, Alberto Beltrán, Choco De León, Orquesta Cubana, Rafael Hernández de Puerto Rico, Toros Band, El Trabuco Venezolano, Sergio Vargas y Emilio Muñoz, entre muchos otros.

luisalberti

Ojalá que llueva café, de Juan Luis Guerra

Compuesto e interpretado por este cantautor este es uno de los merengues más conocidos internacionalmente. Sus letras no solo son representativas para el pueblo dominicano, son también un retrato de toda América Latina que desde el 1989 lo ha hecho suyo manteniéndolo vigente dentro el repertorio de sus canciones favoritas. Con letras universales y un suave ritmo es imposible escuchar “Ojalá que llueva café” sin conmoverse por un momento por toda una región que clama justicia, igualdad y paz.

juanluisguerra2

Volvió Juanita, interpretado por Milly Quezada

Ese singular merengue interpretado por la reina del merengue Milly Quezada es el himno navideño para el dominicano ausente. Sus letras retratan a la perfección a todos aquellos dominicanos que deben marcharse de su patria en busca de una mejor condición de vida y regresan en la época de navidad cargados de alegría, buenos deseos y regalos para sus familiares. Desde su lanzamiento se encuentra en el repertorio de esta cantante y durante las festividades “la Juanita que dijo que no volvía” regresa a todas las estaciones musicales y se convierte en el merengue por excelencia de las fiestas navideñas.

millyquezada

El Negrito del Batey ,interpretado por Alberto Beltrán

A mí me llaman el negrito del batey” reza la primera línea de este popular merengue y así se convirtió en el apodo de su intérprete que fue conocido por toda Latinoamérica bajo este nombre. Alberto Beltrán grabó este merengue compuesto por Medardo Guzmán en el año 1954 desde Cuba e inmediatamente se convirtió en el éxito que marcó toda su carrera musical.

negritobatey

Dominicano soy, interpretado por Fernando Villalona

No se puede hacer un listado de los mejores merengues de todos los tiempos sin mencionar al menos uno de este popular intérprete dominicano. Su merengue “Dominicano Soy” del 1987 es una oda al pueblo que lo vio nacer y es el mejor de regalo de un artista para su país. Sus letras llegan al corazón de todos los dominicanos alrededor del mundo y llena de orgullo hasta al menos creyente en la patria. Con el paso de los años esta composición sigue siendo tocada en las emisoras y ha estado presente en momentos importantes de celebración para todos los dominicanos.

fernandovillalona

Este pequeño listado de apenas cinco merengues es tan solo una representación de toda una cultura musical que lleva años desarrollándose en un país que la respeta y se siente orgulloso de ella. Estas composiciones son significativas históricamente, guardan una vigencia a pesar de tener años desde su lanzamiento y sobre todo son canciones cuyas letras y ritmo van directo al alma del pueblo que les dio fama y las lanzó al mundo.

Share Button

La bachata, cadencia de caderas…

octubre 27, 2014 by  
Archivado en La bachata

 

Un ritmo que evoca el amor, pero que al mismo tiempo despierta la pasión. Un sonido que trae recuerdos de tristeza y nostalgia, pero que también brinda momentos de gozo y alegría. La bachata es todo eso y más. Forma parte del diario vivir de un país donde la música es parte de la banda sonora de sus habitantes. Y es que precisamente República Dominicana ha sido bendecida con ser junto a Brasil uno de los pocos países del mundo que gozan de dos ritmos autóctonos: el merengue y la bachata. Siendo ambos muy apreciados, escuchados y bailados por todos los dominicanos, que al mismo tiempo lo exportan como cualquier otro producto de fabricación local.

Los orígenes de este popular ritmo se dice están en la fusión de elementos de otras corrientes musicales como el bolero rítmico, el son cubano, el bolero son y el merengue. En República Dominicana la bachata surgió del pueblo, en sus inicios era conocida como el ritmo del barrio o música de guardia, pues eran estas personas las que la escuchaban.

Sus composiciones se basaban principalmente en el bolero, sustituyendo instrumentos como las maracas por la güira y utilizando las guitarras de los famosos tríos de la década del 60. Y sus letras eran mensajes de desamor, despecho y melancolía. Es por esto que en un momento se le conoció como música de amargue, y escucharla era sinónimo de tomarse un trago para ahogar las penas.

La primera bachata surge oficialmente el 30 de mayo de 1962 con el cantante José Manuel Calderón con las canciones “Borracho de Amor” y “Que será de mí” interpretada por Bienvenido Fabián. Ambos acompañados por el trío Los Juveniles en los estudios de Radio Televisión Dominicana. Rafael Encarnación fue también de los primeros en enamorar al pueblo a través de este ritmo. Lamentablemente falleció rápidamente y su fama apenas duró un año.

La bachata “Cariñito de mi vida” del bachatero Luis Segura sale en el año 1964 junto con el lanzamiento de Radio Guarachita, una emisora de música popular dirigida al público de una clase económica baja que se encargó de popularizar el ritmo. El empresario Radhamés Aracena, propietario de la emisora se declaró amante de este tipo música y por décadas fue uno de sus principales defensores.

En los años 80’s, Luis Segura, conocido para esta época como “el añoñaito de la bachata” graba el tema “Pena” una bachata tradicional, con letras de amargue y ritmos melancólicos que impulsa el género más allá de la clase popular que normalmente lo escuchaba. Abriendo así las puertas para que el ritmo siguiera creciendo en manos de exponentes como Leonardo Paniagua y Mélida Rodríguez. En este período se empiezan a realizar versiones de famosas canciones como “Chiquitita” del Grupo Abba y “Amada Amante” de Roberto Carlos a ritmo de bachata lo que le permitió llegar a más personas y popularizarse aún más.

A finales de la década ochentera y principios de los noventa la bachata encuentra jóvenes inquietos, deseosos de explorarla y así nace la bachata rosa. Juan Luis Guerra y Víctor Víctor realizan composiciones sublimes en música y letra que dan el paso certero y preciso para que la bachata finalmente llegue a la clase media y alta. De esta manera ya esta no era de “barrio” o música de “guardias”. La bachata se gana un sitial en el gusto popular y se convierte oficialmente en el segundo ritmo autóctono de República Dominicana. Además, de que con su álbum “Bachata Rosa” Juan Luis Guerra logra que la bachata traspase las fronteras y se conozca mundialmente.

Desde mediados de los 90’s la historia fue diferente para la bachata. El ritmo fue ganando terreno y exponentes. Hoy en día cuenta con varios artistas que encuentran en ella una forma de expresión y se conoce cada vez más en el mundo. Intérpretes como Romeo Santos, Prince Royce y el propio Juan Luis Guerra alimentan el ritmo y lo llevan por los grandes escenarios mundiales. Ya sea para bailarla bien pegadito a la pareja, o para escucharla con vino o ron, la bachata es un género con mucha personalidad, letras contundentes, pero sobre todo con un ritmo pegajoso que envuelve la psique humana en un manto de dolor, llanto y desamor. En fin, ¡puro sentimiento!

 

Share Button

Música

agosto 6, 2011 by  
Archivado en Música, República Dominicana

Gracias a los éxitos del cantante Juan Luis Guerra, las músicas dominicanas se han hecho populares, dentro de ese grupo heterogéneo de músicas caribeñas que se suele denominar música salsa.

bailando merengue

Bachata

Se le conoce también como género del amargue. Este ritmo surge de la espontaneidad popular, siendo los intérpretes del barrio sus artífices. Nace como un bolero de cuerdas, siendo considerado José Manuel Calderón por algunos investigadores como el iniciador de este género en los años 60 del siglo pasado. Posteriormente los cantantes Rafael Encarnación y Luis Segura la popularizaron para el gran público.

Desde los años 80, Luis Vargas se destacó como cantante, aportándole una armonía diferente a la que originalmente poseía la bachata en sus orígenes. Más tarde, Anthony Santos le incorpora un nuevo lenguaje con el empleo de la guitarra y la percusión. La bachata nueva comenzó en Montecristi, en las Matas de Santa Cruz.

bachata

Bachata y Merengue se disputan la primera posición en el mercado discográfico de la música dominicana, y en las preferencias de la gente de la calle. Los expertos en el tema no acaban de ponerse de acuerdo en cuál de los dos ritmos es el referente, y cuál tiene un futuro más prometedor.

Son

La discusión sobre el dudoso origen dominicano del son es antigua. Dicho género musical apareció entre los años 1870 y 1890, en la zona de Montecristi y Puerto Plata.

Durante muchos años se ha discutido la posibilidad del origen dominicano del son y si éste puede considerarse un ritmo nacional. Este género musical aparece entre los años 1870 y 1890 alrededor de las ciudades de Montecristi y Puerto Plata. Existe la teoría de que el son es una mezcla de elementos hispanos y africanos que parece haberse derivado del bolero, o es una forma nativa de tocar bolero rítmico que se mantuvo hasta los años veinte del siglo pasado.

Con el tiempo, a la manera de tocar este ritmo se le llamó bolero-son, y la tradición le asignó su creación a Miguel Matamoros. Generalmente, se habla de Lágrimas Negras como la primera composición musical realizada con esta variante, hecho que ocurrió en los años treinta.

En 1925 el Sexteto Habanero grabó sones por primera vez. En esa época, en el Cibao, y en especial en la provincia de Santiago, en República Dominicana, ya existían grupos similares. Desde entonces, la influencia de Cuba a través de la grabación y difusión de su música, sobrepasó las fronteras geográficas, culminando entre los años 1930 y 1950 con la propagación del son cubano en la República Dominicana.

Según algunos investigadores, lo que hoy conocemos como bachata fina no es más que el son al estilo de principios del siglo XX.

Merengue

Dicen los expertos que el merengue surgió en el año 1850, aunque no tuvo una aceptación inmediata por una parte de la poblción. No obstante, las características de esta música, que se bailaba de forma que las parejas permanecían en contacto, con un notorio aumento en el movimiento de las caderas, la hicieron pronto popular, ya que anteriormente las parejas bailaban separadas.

Al principio se interpretaba con instrumentos de cuerda, fundamentalmente con guitarras, pero se le fueron añadiendo otros instrumentos, como la guira, la tambora y el piano. Dos décadas más tarde, el acordeón sustituyó a los instrumentos de cuerda.

merengue dominicano

Otros ritmos dominicanos

Existen otros ritmos, quizás no tan conocidos fuera de las fronteras de la R.D., pero igualmente importantes en la cultura del país. Algunos de ellos son: la Yuca, el Zapateo, la Mangolina, el Carabiné, la Sarandunga, la Tumba, el Pambiche y los Atabales.

Share Button