Los 27 charcos de Damajagua

El ecoturismo es una creciente tendencia en los países de abundante naturaleza, para mostrar sus bellezas y al mismo tiempo educar a sus habitantes y turistas en el proceso de crear conciencia y aceptación de que la tierra es una y todos debemos protegerla. De esta forma miles de personas tienen la oportunidad de palpar y vivir la experiencia de las riquezas naturales y preocuparse por su cuidado y mantenimiento. Con este tipo de actividades, en su mayoría familiares, se contribuye a que el planeta sea un mejor lugar y que generaciones futuras puedan obtener el acceso a mágicos lugares que la naturaleza nos regala.

Este tipo de turismo por lo general visita lugares remotos, y en algunos casos incluso zonas ya protegidas por los gobiernos u organismos especiales, y generalmente zonas poco o no habitadas. También es importante que estos lugares brinden alguna experiencia natural que sea atractiva para quienes lo visitan y que éstos lleguen de la manera menos invasiva a estos lugares. Se aconseja el uso de vasos y demás elementos no desechables para evitar el cumulo de basura. Así como la menor utilización de productos como repelentes u otros aerosoles que puedan ser dañinos para la flora y fauna del lugar.

27 charcos

En República Dominicana este fenómeno del ecoturismo ha tomado mucha fuerza gracias a la enorme variedad de lugares de gran riqueza natural que posee la isla. Costa Rica también ha sido un país que ha aprovechado este tipo de actividades. En toda República Dominicana hay lugares dignos de visitar de esta manera, la mayoría fuera del Distrito Nacional que es dónde se concentra la mayor población urbana. Es por esto que en la mayoría de los casos para poder aprovechar el eco turismo se hace necesario la contratación de tour operadores que nos puedan guiar en el recorrido. Estos pueden ser encontrados en el internet con solo colocar en el buscador el nombre del lugar que deseamos visitar.

27 charcos 4

Los 27 Charcos de Damajagua es un ejemplo perfecto de ecoturismo y es uno de los puntos más visitados de la provincia de Puerto Plata al norte de la República Dominicana. Mensualmente es posible encontrar un sinnúmero de tours preparados especialmente para visitar este maravilloso lugar. Estos charcos reciben su nombre debido al río de dónde reciben sus aguas. El vocablo “Damajagua” es de tradición taína y se refiere a un grupo de árboles que se da frecuentemente en esta singular zona y forman parte de todo el paisaje que compone el río y sus singulares charcos.

Para llegar a los 27 Charcos de Damajagua se deberá primero visitar Puerto Plata, específicamente los municipios de Altamira e Imbert. Para luego llegar a un pequeño rancho típico criollo que da la bienvenida a los visitantes y dónde tienen acceso a baños, tiendas de artesanía y venta de tabaco. Todo esto en preparación para recorrer el sendero hacia la cima dónde se encuentra el primero de los veintisiete charcos.

27 charcos

Este recorrido no es recomendable para niños muy pequeños y es necesario tener ciertas aptitudes físicas, pues esta aventura requiere además de largos trayectos que las personas salten pequeñas y medianas alturas hacia los charcos para poder llegar de uno al otro. Una vez se llega hasta el primero ya no hay vuelta atrás, ya que la única forma de terminar el recorrido será saltar a cada uno de los charcos restantes.

Las aguas que recorren el río son bastante frescas y cristalinas. Cada cascada es una aventura y un equipo de expertos que acompaña al tour ayudará a las personas a llegar de un lado al otro. También se les colocan chalecos salvavidas y cascos para evitar posibles accidentes. Al final del recorrido los valientes aventureros son recompensados con un rico almuerzo en medio de este paraíso natural.

27 charcos

El eco turismo es una tendencia que sigue en ascenso por todos los beneficios que trae a un país y por lo que aporta al mantenimiento de sus recursos naturales. Es también la magnífica oportunidad de hacer algo totalmente diferente como vivir la experiencia de los 27 charcos. Son viajes inolvidables, ricos en paisajes que roban el aliento y sobre todo de vivencias para toda la familia. Los 27 charcos son solo una de todas las opciones disponibles, solo hay que atreverse a buscar cuál será el próximo paraíso tropical por descubrir de esta pequeña isla del Caribe.

Share Button