Franquicias Gastronómicas de la República Dominicana

noviembre 10, 2016 by  
Archivado en Franquicias gastronómicas

 

Uno de los temores de muchos que viajan por trabajo o incluso por vacaciones es cómo van a atender sus necesidades alimenticias. Ya sea porque no tienen un paladar aventurero o simplemente porque son muy estrictos con aquellos alimentos que consumen. Y es entendible, el choque de ingredientes, especias y algunos platos, sin importar el país, pueden llegar a ser bastante fuertes para los estómagos de algunos. Es por esto que las franquicias de comida tienden a tener éxito en todo el mundo. Son una forma segura de estandarizar lo que se consume y tener la seguridad de que se disfrutará de un plato de buen sabor, con altos niveles de higiene y salubridad. O simplemente es encontrar aquel simple producto que nos hace sentir cómo en casa.

Estas son algunas de las franquicias más conocidas que se pueden encontrar en las distintas ciudades de República Dominicana. Especialmente en Santo Domingo, La Romana y Santiago.

Taco Bell

Con casi 20 años en el mercado este restaurante de comida México/Americana ha calado en el gusto de los dominicanos, al mismo tiempo que es una opción conocida para muchos de los turistas que lo visitan. Cuenta con aproximadamente 10 sucursales repartidas entre Santo Domingo y Santiago y con una clientela de fieles consumidores. Entre las opciones que brindan en su menú se encuentran tacos, burritos, chalupas, quesadillas y gorditas con muy buenos precios y los más altos estándares de calidad.

taco-bell

KFC

Para los amantes del pollo frito esta mundialmente famosa cadena de restaurantes conocida por su singular receta del coronel está ubicada en distintas partes de la isla, en especial con múltiples sucursales en Santo Domingo y Santiago. Su promesa es la de brindar el mejor pollo frito junto con un excelente servicio y cómodo ambiente.

Quiznos

Esta franquicia norteamericana es una de las más nuevas en el país. Tienen sucursales en el aeropuerto, plazas comerciales y locales propios. Su menú contiene deliciosos y saludables sándwiches y ensaladas. Sus precios son moderados y la variedad de combinaciones que se pueden degustar es amplia. Es el lugar preferido de muchos empleados para disfrutar de un buen almuerzo de forma rápida.

Pizza Hut

Esta pizzería con décadas de historia fue una de las primeras franquicias en llegar al país y es tal vez la que más sucursales tiene distribuidas en todas las provincias de República Dominicana. Su menú se basa en distintas variedades de pizzas, pastas y ensaladas, acompañadas de apetitosos aperitivos. A pesar de contar con varios restaurantes con asientos, la forma más común de consumir la pizza es ordenando a través del teléfono para que sea enviada a tu casa u oficina. Esta es seguro una de las cadenas que mayor cantidad de turistas reconocen y acuden a la hora de querer degustar un buen pedazo de pizza. Es muy común que incluyan cupones y ofertas en la prensa por lo que siempre es importante estar pendientes.

Wendy’s

Esta franquicia llego al país a mediados de los años 90’s y por razones administrativas tuvo que retirarse para volver en el año 2008 con mucho más éxito. Son conocidos por la alta calidad de sus productos y gran sabor que éstos poseen. Sus precios podrán no ser los más económicos, pero todos concuerdan en qué sus platos lo valen. Cuentan con presencia en Santo Domingo y Santiago.

Mc Donalds

Es la principal cadena de hamburguesas en el mundo y su marca es sinónimo de buenos platos y buenos precios. Cuentan con grandes sucursales en la ciudad de Santo Domingo, así como presencia en Santiago y San Pedro de Macorís. El menú es exactamente el mismo que está en todo el mundo y su menú económico es una excelente opción para quién está buscando algo barato, rápido y sabroso.

mcdonalds

Chili’s

Esta cadena de restaurantes casuales con locales en Santo Domingo y Santiago brinda a todos sus clientes un excelente ambiente con pantallas transmitiendo eventos en vivo, amplias opciones de tragos y un menú con los mejores platos de la cocina americana. Tienen un popular happy hour en las tardes y sus precios son moderados.

Hooters

Este restaurante deportivo conocido por sus alitas picantes y ardientes meseras se encuentra en la plaza Acrópolis de Santo Domingo y es la opción perfecta para disfrutar de un partido deportivo en compañía de amigos, deliciosos tragos y muy buena comida.

Este listado está pensado para traer un poco de paz entre aquellos que no se sientan preparados para vivir aventuras culinarias muy extremas o para quiénes sean amantes de algunas de estas cadenas.

Share Button

Comer en las costas del Mar Caribe o el Océano Atlántico

 

Una de las principales características de la isla de República Dominicana es que toda su costa está bañada por las picantes aguas del Mar Caribe o las suaves olas del Océano Atlántico formando hermosas, refrescantes y abundantes playas. Cada una con características especiales que las hacen únicas.  Sin embargo, uno de los tesoros ocultos que guardan estos balnearios es la gastronomía. Aunque la misma varía de zona en zona en tipo de comida o en la preparación de ellas, en general existen una serie de platos que son fijos para disfrutar en las playas por dominicanos y turistas por igual.

Estos son los principales platos que no se pueden perder a la hora de darse un buen baño en estas costas:

Yaniqueque

Con una historia bastante interesante. El Yaniqueque es el principal plato de consumo casi exclusivo en la playa y por ende es también el más solicitado. En composición es una masa de harina de trigo frita en su totalidad en aceite vegetal y salpicado con un poco de sal y kétchup. Es sumamente económico por los pocos ingredientes que lleva, y a pesar de no ser un plato “light” o saludable es bastante sabroso. Cuenta la leyenda que el famoso Yaniqueque llegó a la isla durante la segunda invasión Norteamericana. Una joven llamada Janice hacía una especie de pasteles salados y los americanos le llamaban los Pasteles de Janice, en inglés, “Janice’s Cakes” que los dominicanos pronunciaban como sonaba hasta transformarse en la palabra Yaniqueque. Este delicioso plato puede ser disfrutado en todas las playas y se puede acompañar de mariscos u otras opciones disponibles dependiendo de la zona.

yaniqueque

Pescado frito con tostones o batata frita

Es después del Yaniqueque la segunda razón por la que los dominicanos visitan la playa. Es un sencillo plato compuesto por un pescado blanco o azul sazonado con sal, limón y verduras. Este pescado es totalmente fresco y servido acompañado de tostones (plátanos verdes fritos) o batata (sweet potatoes) frita. Su sabor es único y disfrutarlo con el brillante sol caribeño no tiene precio.

pescado-frito-con-tostones

Moro de gandules con coco

Esta receta no es posible encontrarla en todas las playas. Solo en aquellas con restaurantes un poco más formales que una simple freidora. El moro de gandules con coco es una deliciosa combinación de un tradicional plato como el moro de gandules, pero al mismo tiempo estos granos son fermentados junto a la popular fruta para producir una singular mezcla de sabores. Estos pueden ser acompañados de pescado, chivo, pollo o cualquier otra carne.

moro-de-gandules-con-coco

Lambí

El lambí es la carne del caracol que se puede consumir cruda o hervida. Es también la materia prima de una popular bebida. Su consumo es sumamente popular en la playa por la frescura con que se consigue. Además, de que a las personas le gusta conservar su concha a modo de decoración.

lambi

Camarones

Aunque no aparecen frecuentemente en la región es muy común que algunos restaurantes, en especial aquellos de más nivel, incluyan este plato en su menú en distintas presentaciones. Es un plato asociado naturalmente al mar y saborearlo en sus facetas combinados con otros productos locales puede ser una muy grata experiencia.

arroz-con-camarones

Cangrejo

La carne de cangrejo es muy común encontrarla en las playas en muchos platos. Dos de los favoritos por todos los dominicanos son el quipe de cangrejo y la empanada de cangrejo. Opciones muy fáciles de encontrar en todas las playas por la jugosidad de la carne y el sabor incomparable que posee. También es bastante común pues muchas personas las preparan y les venden de manera ambulante mientras los visitantes disfrutan del sol o se refrescan en las aguas de la playa.

cangrejos

Pulpo

Otro marisco muy común en la zona, aunque no tan popular como los demás es el pulpo. Este se encuentra en diferentes costas crudo o cocinado recién pescado. Su preparación no requiere de muchos sazones, y dependerá del área del restaurante dónde se esté consumiendo.

pulpo

Si comer en República Dominicana es toda una experiencia, comer en la playa es lo mismo, pero a la décima potencia. Además de disfrutar de deliciosos platos probar la gastronomía en las costas es experimentar de un paisaje inolvidable. Una experiencia sencillamente religiosa.

 

Share Button

El plato de la bandera dominicana

febrero 6, 2015 by  
Archivado en Plato Bandera Dominicana

Son muchos los platos que forman la variedad gastronómica de República Dominicana. Podría hacerse un salón de la fama con todas aquellas delicias que la familia dominicana no puede dejar de disfrutar al menos una vez por semana. Pero, en un país en vías del desarrollo, muchas veces la mejor opción es la más simple y sobre todo cuando esta opción es también una de las más deliciosas. Uno de los platos más consumidos en el país es el conocido como “la bandera dominicana”, un manjar compuesto por tres elementos: Arroz blanco, pollo o carne guisada y habichuelas rojas. Su nombre viene de la similitud de sus colores con la bandera tricolor del país, pero también nace de lo representativo que es este plato para todos los dominicanos, siendo el de mayor consumo. Es tan así que en la mayoría de las casas dominicanas esto es lo que se cocina al menos 4 veces a la semana.

En esta ocasión por lo simple de preparar este delicioso plato y para que no te quedes con las ganas te enseñamos a prepararlo para 6 personas en tres sencillas fases.

Fase 1 – Arroz blanco

Ingredientes:

4 tazas de arroz

6 tazas del agua

5 cucharadas de aceite

1 cucharadita de sal

Instrucciones:

En un caldero de hierro pon a calentar 3 cucharadas de aceite junto con la sal. Una vez el aceite esté lo suficientemente caliente agrega el agua con mucho cuidado. Al momento que el agua alcance su punto de ebullición se debe proceder a agregar el arroz con movimientos lentos regulares para evitar que se pegue al fondo del caldero. Cuando el arroz esté seco por la evaporación del agua cubre con una tapa y deja que se cocine por alrededor de 10 a 12 minutos a fuego lento. Una vez pase este tiempo agrega a la mezcla el aceite restante, remueve un poco y tapa de nuevo. 5 minutos más tarde el arroz deberá estar listo para servirse. Si el arroz no está lo suficientemente blando se puede dejar cocinar unos 5 minutos más.

Fase 2 – Pollo Guisado

Ingredientes:

2 libras del pollo

2 limas

2 ajíes verdes

1 cebolla roja pequeña

4 tomates

2 cucharadas de aceite

2 cucharadas de pasta de tomate

1/2 cucharadita de ajo triturado

1 cucharadita de azúcar

1 pizca de orégano

Unas hojas de cilantro

Sal

Instrucciones:

Primero si el pollo está entero debes cortarlo en las piezas que prefieras y eliminar la piel. Luego debes proceder a lavar la carne con agua bien fría y a frotar con las limas para eliminar cualquier bacteria. Agrega en un recipiente el pollo junto con parte de la sal, pimienta, orégano, ajo y cebolla y deja marinar por al menos 40 minutos. Luego calienta aceite y agrega azúcar hasta que esta se ponga de color oscuro. En este momento introduce el pollo sazonado al caldero y deja que se cocine hasta que se dore un poco. Añade un poco de agua y deja que se siga cocinando por 15 minutos. Agrega agua cuantas veces sea necesario para evitar que se queme. Finalmente deja cocinar agregando el ají, cilantro y tomate y el resto del ajo, cebolla y orégano. Añade a esto la pasta de tomate y con agua ve removiendo hasta que todo este disuelto. Deja cocinar y en caso de ser necesario agrega sal y pimienta al gusto.

Fase 3 – Habichuelas Rojas

Ingredientes:

2 tazas de habichuelas rojas

1 cebolla pequeña cortada

1/2 cucharadita de cilantro fresco picadito

1 cucharada de pasta de tomate

1 cucharada de aceite

2 dientes de ajo majados

1 pizca de orégano

Sal

Instrucciones:

Debes dejar las habichuelas en remojo por al menos 12 horas. Luego retira el agua, y procede a hervir en agua limpia hasta que estén bien blandas. Cuando estén listas separa las habichuelas del agua en que hirvieron y reserva las dos cosas. En un caldero pon a calentar el aceite a temperatura media. Poco a poco ve agregando el ajo, la cebolla, el orégano y el cilantro. Una vez estén todos los ingredientes agrega las habichuelas y deja cocinar por un par de minutos. Luego agrega el agua en que fueron hervidas y deja cocinar por un par de minutos más. Maja una parte de las habichuelas para que haga crema y agrega la pasta de tomate. Déjalas cocinar hasta que tome un color rojizo y una consistencia cremosa. Finalmente agrega sal al gusto.

platobandera

Ya no hay excusas. Este es el momento de probar un poco de la República Dominicana, aún si estás lejos de la isla. La bandera dominicana es un plato sencillo, económico y sumamente delicioso que de seguro tu paladar agradecerá.

Share Button

El Yaniqueque

febrero 3, 2015 by  
Archivado en El Yaniqueque, Gastronomía

Una deliciosa costumbre que encierra historia y cultura, denominada Yaniqueque.

La República Dominicana es conocida por sus hermosas playas, el ritmo del merengue y la bachata y sus reconocidos jugadores de béisbol, pero también por su deliciosa cultura gastronómica que es una mezcla de las herencias étnicas principales de los dominicanos.

Un simple y delicioso tesoro gastronómico se encuentra en las principales calles de la ciudad capital y de las del Este del país, es una masa de harina frita en forma de lámina conocida como Yaniqueque, que los dominicanos disfrutan como desayuno, acompañamiento de comidas o simple gustico cuando el hambre ataca.

Orígenes

El origen del Yaniqueque es casi un mito. La principal creencia indica que proviene de la ciudad de San Pedro de Macorís, donde los negros traídos de las islas británicas para trabajar en los ingenios azucareros preparaban una variación más económica de los conocidos Pancakes, pues los Yaniqueques solo constan de harina de trigo, polvo de hornear, sal, agua y un poco de aceite. Hay quienes atribuyen su creación a un panadero de nombre Jhony quien preparaba unos cakes (panes) de peculiar forma y sabor, que por la transliteración se dieron a conocer como Yani (Jhony’s) Queque (Cakes).

Cultura

Por la sencillez en su preparación, lo económico de sus ingredientes y la sensación de satisfacción que provocan, los Yaniqueques fueron adoptados como alimento esencial en las familias de escasos recursos. Llegan a la ciudad capital de Santo Domingo como parte de la absorción cultural en el proceso de migración de los pobladores de los pueblos aledaños y campos hacia la gran urbe.

Evolución

El Yaniqueque, como todo en la vida, ha evolucionado, de ser solo una masa de harina y sal ha pasado a variantes que incluyen relleno de jamón y queso, pollo, vegetales, hasta versiones de tipo gourmet con mariscos, camarones y carne de cerdo, entre otros.

Si tiene la oportunidad de visitar República Dominicana y en especial la capital, Santo Domingo, no deje de probar esta simple delicia. Pero para que no quede con el antojo compartimos su receta.

yaniqueque

Ingredientes:

2 tazas de harina de trigo

1 cucharadita de bicarbonato de soda

3 cucharadas de agua fría

2 tazas de aceite

Sal

Preparación:

Mezcle la harina, la sal y el bicarbonato. Vierta el agua sobre la harina y mezcle bien,  amasando ligeramente. Deje la masa reposar por diez minutos cubierta con una lámina plástica.   Extienda la masa hasta que obtenga una lámina fina, córtela en círculos. Haga cortes con el tenedor en cada pieza y fría en aceite caliente hasta que se dore. Deje sobre papel absorbente por un minuto antes de servir. Disfrute.

Share Button

El Chicharrón

diciembre 7, 2014 by  
Archivado en El Chicharrón, Gastronomía

Dicen por ahí: a cada isla un sabor. El mundo está lleno de cultura y en misma medida de sabores. Son múltiples los platos que se pueden degustar alrededor del globo y alcanzar grandes placeres con solo un bocado de los mismos. Algunos saludables, otros no tanto, pero todos muy exóticos. Hay personas que viajan y no se atreven a disfrutar de estos placeres, como el personaje de Charlotte York en la película “Sex and the city”, y tan asustada por la calidad de los alimentos se pasa todo el viaje comiendo pudín y agua empacados e importados. Sin embargo, hay otros paladares un poco más aventureros que en sus viajes encuentran gran dicha al conocer esos platos autóctonos que forman parte de la gastronomía de un país en particular.
Tal es el caso del emblemático chicharrón, un plato básico para todo aquel que visita la República Dominicana, y aunque puedan existir diferentes versiones de este delicioso alimento, la de los dominicanos es única y sencillamente deliciosa. Así lo descubrió el trotamundos Anthony Bourdain en su viaje a esta nación. De hecho fue uno de las primeras cosas que probó y quedó enamorado de su sabor y textura en el primer bocado.

El chicharrón de la República Dominicana consiste en freír la piel grasosa del cerdo, o la capa sazonada, con mezclas de especias, limones y/o vinagres y en algunos casos rellena de ciertos aderezos especialmente preparados para éste. A pesar de que se puede comer solo por su alto contenido calórico y su fuerte sabor, muchos dominicanos prefieren acompañarlo de víveres como la yuca (frita o sancochada), batata frita y plátano verde frito. También es muy común utilizar el chicharrón como el elemento para mezclar en el mofongo (plátano verde frito majado y mezclado con el chicharrón en un solo cuerpo). Este último es considerado como el santo grial del chicharrón y como la combinación perfecta de ambos platillos.


chicharron2
Por su fácil preparación y su gusto popular entre locales y turistas conseguirlo es bastante sencillo. Se puede adquirir en restaurantes criollos, en la playa y en las frituras callejeras que pueblan la vida principalmente nocturna de la ciudad. Lógicamente, mientras mejor sea el establecimiento de mayor calidad y mucho más “sano” será este manjar, que en su versión más popular puede ser muy grasoso y pesado para el estómago por ser extraído del cerdo en su mayor parte.

Cuenta la leyenda que este plato (al menos en su versión dominicana) se originó en los famosos bateyes durante la colonización española. En esta época el cerdo era una de las principales carnes para la cena y en especial para las fiestas que se daban en la sociedad. En estas ocasiones, las piernas, el lomo y las chuletas eran las partes del cerdo que se exhibían y servían en el menú. Al final de la noche las sobras del animal eran dadas a los sirvientes para que cenaran y la compartieran con sus familias. Buscando maneras creativas, llenas de sabor, que pudieran en convertir esta grasa en algo delicioso, las mujeres experimentaron con distintos sazones hasta llegar a la receta que hoy en día es conocida para preparar el chicharrón ideal y que cientos de miles de personas disfrutan cada año.Si de estrellas gastronómicas en la República Dominicana se va a hablar, esta singular creación es uno de los principales exponentes. Puede ser por su combinación de adobos o por su crujiente textura, sea cual sea la razón el chicharrón es una parada obligatoria en la ruta gastronómica dominicana.

Con una larga data en el paladar de los dominicanos, este es un plato de tradición. Sus orígenes en el batey, no hacen más que aumentar la cualidad mística de este alimento y darle su lugar en una cultura de rica gastronomía. Si viaja a la República Dominica de seguro se verá tentado a probar de este suculento manjar y si por razones de la vida no puede visitar la isla, pues el internet está lleno de recetas que podrá realizar, el resultado no será 100% el mismo, pero es muy probable que sea cercano y le permita disfrutar de uno de esos descubrimientos que habría sido un crimen que se quedarán en el anonimato.

chicharrones….

y más chicharrones….

Share Button

Dulces dominicanos

noviembre 21, 2014 by  
Archivado en Dulces Dominicanos, Gastronomía

Si existe algo universalmente conocido como el elemento perfecto para hacer feliz a una persona es el dulce. No importa la forma, procedencia o sabor, esa deliciosa experiencia le sube el ánimo a cualquiera y generalmente la gastronomía de un país no está completa sin un buen repertorio de dulces típicos para probar y disfrutar durante la estadía. En República Dominicana este repertorio es bastante amplio e incluye desde recetas simples hasta platos complejos que requieren días de preparación.

Uno de los dulces esenciales para los dominicanos es el Pan de Batata. Una combinación de leche de coco, canela, jengibre y batata rayada, de la que se obtiene un pan dulce, de textura gruesa y mucho sabor. La batata o sweet potato, como se le conoce internacionalmente, permite transformarla en una especie de harina y puede ser utilizada para preparar este pan o algún pastel acompañado con alguna mermelada o almíbar.

El coco es muy común como ingrediente para los dulces dominicanos, y existen varias recetas que lo incluyen con un nivel protagónico dentro de las mismas. Tal es el caso del Jalao de Coco, que resulta de la mezcla de coco rayado con melaza (o melao), una miel que se obtiene de la caña de azúcar. También está el Palito de Coco, que se puede comprar en los semáforos y es prácticamente coco con azúcar. Otro ejemplo es el Chumberele, una receta que se asemeja en textura a un macarrón y se realiza con la combinación de coco, leche evaporada y limón.

Un plato famoso dentro del catálogo de postres dominicanos es el Arroz con Leche, una combinación que puede llamar a la suspicacia, pero que luego de ser probado se convierte en el favorito de muchos. Su preparación es un poco compleja, pero todos aseguran que vale la pena. El Arroz con Leche consiste en la realización de asopado compuesto por arroz, leche condensada, lecha evaporada, mantequilla y canela. Se puede comer frío o caliente, pero la mayoría de las personas lo prefiere a temperatura ambiente.

dulce

Para los amantes de los pudines está el Majarete, una deliciosa combinación de maíz tierno, leche, azúcar y canela. Su aroma es especial. pues la mezcla de sus ingredientes produce un olor bastante agradable, y es ideal para consumirse en una calurosa tarde de verano. Su modo de preparación es relativamente sencillo para una persona amante de la cocina, y también se puede conseguir en supermercados y restaurantes.

Las paletas también tienen su versión dominicana con los pilones. Una rica paleta que resulta de la realización de un caramelo con sabor a coco. Es probablemente el plato más dulce de todos los mencionados y el favorito de los niños. Es también fácil de conseguir, ya que está disponible en colmados, supermercados, semáforos y en varios tipos de comercio. Antes eran muy populares en los cumpleaños infantiles, pero con la entrada de marcas internacionales en el mercado las nuevas generaciones los han ido sustituyendo.

En el país hay un bizcocho muy especial. Se le llama Bizcocho Dominicano por la forma en que se prepara. Tiene básicamente los mismos ingredientes que un pastel normal, pero las proporciones de los mismos son variadas para resultar en una masa de color amarillento y textura áspera que puede consumirse solo, recién salido del horno, o con algún suspiro o crema que suavice un poco el bocado. Una forma muy típica de comerse este tipo de bizcocho es acompañándolo con un vaso de refresco rojo (de frambuesa). Esto forma parte de una tradición que va de generación en generación y que llama a la nostalgia con tan solo pensar en él.

Sin embargo, el plato dulce más famoso y totalmente autóctono de la isla son las populares Habichuelas con Dulce. Su consumo tiene un pico interesante durante la época de cuaresma, pues en la mente de todos está especialmente asociado a este periodo del año, y muchas personas lo ven como parte esencial de esta celebración religiosa. Su elaboración es bastante compleja y delicada, se necesita de leche condensada, leche evaporada, azúcar crema (preferiblemente), canela, batata y galletitas. Al igual que el arroz con leche algunos prefieren las habichuelas recién preparadas, mientras que otros las llevan a la nevera y la conservan por unos días.

La cultura gastronómica de la República Dominicana es bastante rica en sus platos y la parte dulce tiene un lugar muy especial en el corazón de todos los dominicanos, por lo que es muy probable que caminando por las calles del país uno se pueda encontrar con una de estas delicias en cualquier momento.

Share Button

El sancocho

noviembre 8, 2014 by  
Archivado en El Sancocho, Gastronomía

En el amplio mundo gastronómico hay un grupo de platos que trascienden su origen. Que sin importar de dónde vienen, su carácter delicioso es innegable. Solo un conjunto de pequeños manjares se da el lujo de estar en esta lista y es que para entrar en ella la primera condición es lograr igual preponderancia en dos o más países. Es decir, que éstos adopten el plato como si fuera suyo, lo proclamen como tal y que incluso empiecen a desarrollar variaciones que conviertan la receta en algo muy particular de ellos.

En el caso de la República Dominicana hay un plato que guarda estas características y no hay dominicano que diga que este no es originario del país. De hecho está considerado como la comida que el dominicano ausente más extraña cuando se encuentra lejos de su país y es generalmente el menú con que lo reciben cuando él mismo regresa. Hablamos del sancocho, sin lugar a dudas un plato que encierra sentimientos, emociones y nostalgia con tan solo mencionar su nombre.

Cada dominicano dirá que conoce a quién prepara el mejor sancocho y puede ser verdad. Con el paso de los años muchos perfeccionan este arte y sus combinaciones son sencillamente insuperables. Cada quien con su estilo particular le inyecta vida a un plato que ya es emblema de la República Dominicana y el cual es sumamente buscado por los extranjeros que visitan la isla durante sus vacaciones o incluso viaje de negocios. Son muchos los artistas y personalidades internacionales que al visitar Santo Domingo u otra de las provincias de RD piden a sus manejadores y productores que por favor los lleven a probar el famoso manjar.

Por su preparación y su modo de servir este plato es mejor consumirlo cuando la temperatura está bajita para no terminar sudando fuertemente por el calor y lo caliente del sancocho. Su fama es tal en este sentido que el plato es muchas veces asociado a los días de lluvia y en un país con un clima tropical estos pueden ser muchos.

sancocho

La composición del sancocho es la de un caldo bien espeso que se realiza con una base de tubérculos como la yuca, el ñame, la papa y el plátano. Ya sea con uno de estos o con una combinación de algunos. También se le pueden agregar legumbres como los frijoles, arvejas, lentejas, gandules, habas. Por otra parte y para completar la receta se le agrega algún tipo de carne, puede ser pollo, gallina, res, cerdo, pescado, hígado, costilla, chivo, pavo o la que el chef prefiera. En el caso de la República Dominicana las dos variantes más conocidas de este suculento plato son el sancocho de siete carnes y el sancocho de habichuelas (rojas o negras).

Además de estos ingredientes como base, cada quien lo puede preparar a su gusto y agregar algunos elementos que sean de su preferencia. En ese caso se le puede agregar mazorcas de maíz, papa, plátano maduro, bollitos de harina de trigo, ahuyama, yautía, batata y zanahoria. Y para darle sabor es muy común utilizar hierbas y especias como la cebolla, el ajo, cilantro, verdura, apio, ají y orégano. Y por último no pueden faltar la sal y la pimienta. Muchos ingredientes pueden variar en otras naciones del continente, aunque el resultado final será muy parecido.

La importancia cultural del sancocho es grande. Ha permeado en el gusto popular, en el lenguaje cotidiano y hasta en la música. Cuando una situación aparenta estar complicada o confusa se le dice popularmente “eso es un sancocho” aludiendo a la gran variedad y cantidad de ingredientes del mismo. Y en cuanto a la música el merengue “El sancocho prieto” ha sido grabado por importantes artistas dominicanos como Vinicio Franco, Joseito Mateo y Johnny Ventura y bailado en muchas fiestas y celebraciones incluso después de degustar un buen sancocho.

El sancocho puede ser encontrado en Colombia (de dónde se presume es originario), Cuba, Puerto Rico, Panamá, Ecuador y Venezuela. Pero es la hermosa isla de la República Dominicana dónde ha encontrado un hogar y una identidad hasta ganarse la posición del plato favorito por millones y millones de ciudadanos que ven en el sancocho un manjar de dioses.

Share Button

El Mofongo

marzo 6, 2014 by  
Archivado en El Mofongo, Gastronomía

El plátano es uno de los elementos básicos de la gastronomía de la República Dominicana. Su versatilidad permite que sea consumido en cualquiera de los tres momentos del día en diferentes presentaciones. Este fruto de la familia de las Musáceas es quizás el producto agrícola más consumido y exportado en el país.

El origen de la planta que produce el plátano, aunque muchos no lo crean, es asiático y llega al Caribe con los esclavos africanos durante la época de la colonización de América. El clima y las condiciones naturales del terreno le permitieron desarrollarse y multiplicarse en Puerto Rico, Cuba y República Dominicana. Siendo este último el principal representante de este “vívere” como se conoce localmente al punto de convertirlo en una especie de símbolo nacional y atribuirle a manera de chiste la fuerza de sus peloteros a que son alimentados con el plátano desde pequeños a través de la expresión “Plátano Power”.

La capacidad de ser cocinado y servido de diferentes maneras, junto con su relativo bajo costo, lo hace la herramienta perfecta para el ama de casa que necesita alimentar y sostener a su familia con comidas que permitan a los hijos y al esposo desempeñar sus actividades del día a día sin sentir hambre durante las mismas.

Entre las formas más comunes de preparación del plátano está la variante hervida, éste es pelado, hervido y servido en el plato, luego está el mangú que sigue el mismo proceso anterior con la salvedad de que antes de llevarlo a la mesa el plátano es majado hasta producir una especie de puré, y la otra forma de consumirlo es frito. El plátano es pelado y cortado en rodajas. Esas rodajas se llevan a aceite caliente, luego de unos minutos se retiran de la sartén para aplastarlas y ser llevadas nuevamente al aceite para terminar la cocción.

Cada una de estas formas de consumo puede ser acompañada con quesos, huevos, jamones, salamis, pescados y carnes. Realmente el cielo es el límite con las posibilidades que ofrecer este manjar caribeño.

Pero, una de las formas de preparación de mayor sabor y más deseadas por todos los dominicanos es el delicioso Mofongo, un excelente representante de la gastronomía dominicana que tiene su origen en el país de Puerto Rico, pero que hoy en día ya posee su propia personalidad dominicana por las variaciones en algunos de los ingredientes del mismo que le han ido incluyendo los dominicanos.

Se dice que los orígenes de este sabroso y original plato se remontan a la África del período colonial con el Fufu, una receta que partía de la combinación de algunos vegetales hasta formar una masa crujiente, pero más suave que la del mofongo, porque los elementos eran hervidos y suavizados con agua, leche o mantequilla. Este plato fue introducido por los esclavos africanos en Puerto Rico, dónde tomó otra dimensión, y luego fue llegando a cada uno de los países de las Antillas mayores y menores adaptándose a la idiosincrasia de cada país.

La preparación del Mofongo es sencilla en comparación con otros manjares tropicales. Consiste en pelar el plátano, córtarlo en rodajas no muy gruesas y pasarlos por unos breves minutos por aceite caliente. Luego esto es llevado a una herramienta conocida como pilón que es una copa de madera que con ayuda de un pequeño palo sirve para majar cualquier tipo de alimento. Cuando las rodajas de plátano son llevadas al pilón se deben sazonar con aceite de oliva, sal, pimienta, ajo, orégano o cualquier especia de la predilección del cocinero. A esta mezcla se le debe agregar algún tipo de carne.

El Mofongo original es preparado con carne de cerdo, pero hoy en día es mezclado con pollo, carne, camarones, cangrejo o vegetales. En esta parte la inspiración del chef es vital y puede probar distintas combinaciones. En la mayoría de los casos el Mofongo es servido en el mismo pilón y se acompaña de una salsa o sopa de especias que permite suavizarlo un poco. Otra variante menos popular del Mofongo es preparada con yuca en vez del tradicional plátano, pero ésta no goza de tantos adeptos como la original.

El Mofongo es una delicia que tiene como base uno de los productos agrícolas más representativos de la República Dominicana. Cualquiera que esté en el área debe darse la oportunidad de probar este manjar de dioses.

Share Button

Placeres del comer: El Chicharrón

noviembre 4, 2013 by  
Archivado en Gastronomía

Dicen por ahí: a cada isla un sabor. El mundo está lleno de cultura y en misma medida de sabores. Son múltiples los platos que se pueden degustar alrededor del globo y alcanzar grandes placeres con solo un bocado de los mismos. Algunos saludables, otros no tanto, pero todos muy exóticos. Hay personas que viajan y no se atreven a disfrutar de estos placeres, como el personaje de Charlotte York en la película “Sex and the city”, y tan asustada por la calidad de los alimentos se pasa todo el viaje comiendo pudín y agua empacados e importados. Sin embargo, hay otros paladares un poco más aventureros que en sus viajes encuentran gran dicha en encontrar esos platos autóctonos que forman parte de la gastronomía de un país en particular.

Tal es el caso del emblemático chicharrón, un plato básico para todo aquel que visita la República Dominicana, y aunque puedan existir diferentes versiones de este delicioso alimento, la de los dominicanos es única y sencillamente deliciosa. Así lo descubrió el trotamundos Anthony Bourdain en su viaje a esta nación. De hecho fue uno de las primeras cosas que probó y quedó enamorado de su sabor y textura en el primer bocado.

El chicharrón de la República Dominicana consiste en freír la piel grasosa del cerdo, o la capa sazonada, con mezclas de especias, limones y/o vinagres y en algunos casos rellena de ciertos aderezos especialmente preparados para éste. A pesar de que se puede comer solo por su alto contenido calórico y su fuerte sabor, muchos dominicanos prefieren acompañarlo de víveres como la yuca (frita o sancochada), batata frita y plátano verde frito. También es muy común utilizar el chicharrón como el elemento para mezclar en el mofongo (plátano verde frito majado y mezclado con el chicharrón en un solo cuerpo). Este último es considerado como el santo grial del chicharrón y como la combinación perfecta de ambos platillos.

Por su fácil preparación y su gusto popular entre locales y turistas conseguirlo es bastante sencillo. Se puede adquirir en restaurantes criollos, en la playa y en las frituras callejeras que pueblan la vida principalmente nocturna de la ciudad. Lógicamente, mientras mejor sea el establecimiento de mayor calidad y mucho más “sano” será este manjar, que en su versión más popular puede ser muy grasoso y pesado para el estómago por ser extraído del cerdo en su mayor parte.

Cuenta la leyenda que este plato (al menos en su versión dominicana) se originó en los famosos bateyes durante la colonización española. En esta época el cerdo era una de las principales carnes para la cena y en especial para las fiestas que se daban en la sociedad. En estas ocasiones, las piernas, el lomo y las chuletas eran las partes del cerdo que se exhibían y servían en el menú. Al final de la noche las sobras del animal eran dadas a los sirvientes para que cenaran y la compartieran con sus familias. Buscando maneras creativas, llenas de sabor, que pudieran en convertir esta grasa en algo delicioso las mujeres experimentaron con distintos sazones hasta llegar a la receta que hoy en día es conocida para preparar el chicharrón ideal y que cientos de miles de personas disfrutan cada año.

Si de estrellas gastronómicas en la República Dominicana se va a hablar, esta singular creación es uno de los principales exponentes. Puede ser por su combinación de adobos o por su crujiente textura, sea cual sea la razón el chicharrón es una parada obligatoria en la ruta gastronómica dominicana.

Con una larga data en el paladar de los dominicanos, este es un plato de tradición. Sus orígenes en el batey, no hacen más que aumentar la cualidad mística de este alimento y darle su lugar en una cultura de rica gastronomía. Si viaja a la República Dominica de seguro se verá tentado a probar de este suculento manjar y si por razones de la vida no puede visitar la isla, pues el internet está lleno de recetas que podrá realizar, el resultado no será 100% el mismo, pero es muy probable que sea cercano y le permita disfrutar de uno de esos descubrimientos que habría sido un crimen que se quedarán en el anonimato.

Share Button

Gastronomía

Una particularidad de la gastronomía es la increíble variedad de frutas que podemos encontrar a buen precio en cualquier rincón del país. Hay vendedores ambulantes que ofrecen sus productos en la calle, incluso en los mismos semáforos. Entre ellas están la papaya, piña, naranja, granadillo, china y guineo.

La abundancia de pescados y mariscos, como el mero, la langosta, el pargo y los camarones, entre otros, hace que sean productos económicos, que podemos encontrar con facilidad en los restaurantes de todas las categorías.

Al consumir pescado, existe la posibilidad de contraer una intoxicación que se conoce como la ciguatera. Hay muchas especies de peces marinos cuya ingesta puede provocar la intoxicación, entre ellos el mero y la barracuda. No está permitido comercializar algunas de estas especies, pero otras potencialmente peligrosas se ofrecen de forma legal en los restaurantes. Por tanto, hay que extremar las precauciones y acudir a los servicios sanitarios si aparecen síntomas gastrointestinales y alteraciones del sistema nervioso.

La cocina dominicana está muy ricamente condimentada, y guarda una semejanza con otros países centroamericanos y caribeños. Una de la recetas más extendidas es el “sancocho prieto”, muy habitual en todo tipo de celebraciones familiares. Consiste en cocinar siete tipos de carne y verduras en cerveza Presidente, que es la marca nacional de cerveza por excelencia.

Como en otros países cercanos, el arroz está presente en prácticamente todos los platos, que se suele acompañar de habichuelas. El plátano también es habitual en la gastronomía dominicana. Este se presenta en “mangú”, es decir, majado y aliñado con aceite o margarina, o frito. En ocasiones se mezcla con carne de cerdo (mofongo).

Receta del Sancocho

Con anterioridad, corte la carne en pedazos pequeños y frote con limón.

Ingredientes:

1 libra de carne de chivo

1 libra de longaniza (salchicha de cerdo)

1 libra de carne de cerdo

2 libras de carne de res con huesos

1 pollo entero de 2 libras

2 libras de costillas de cerdo

1 libra de huesos de un jamón ahumado

2 limones

1 cucharada de ajo triturado

4 cucharadas de aceite

2 ajíes verdes grandes cortados en cubos

1/2 libra de yuca cortada en pedazos

1/2 libra de ñame cortado en pedazos

2 cucharadas de apio

1/2 libra de yautía cortada en pedazos

1/2 libra de papas cortadas en pedazos

3 plátanos verdes, 2 cortados en pedazos

2 cubos de caldo de res (puede ser de cerdo o pollo)

2 mazorcas de maíz cortada en pedazos (opcional)

1/2 cucharadita de orégano en polvo

1/2 cucharadita de cilantro

2 cucharaditas de vinagre

2 cucharadas de salsa picante o agrio de naranja

sancocho

Preparación

Coloque la carne de res en una cacerola y agregue las hierbas, el ajo, el vinagre, las especias y la sal. Mezcle uniformemente. En un caldero grande caliente el aceite, agregue la carne de res y mezcle. Cubra y espere un minuto, después revuelva otra vez. Agregue algunas cucharadas de agua si la mezcla se pega al caldero. Continúe este proceso por 20 minutos. Agregue el cerdo y deje sofreír por 15 minutos, ajuste el agua cuando sea necesario. Agregue el resto de las carnes a la mezcla y los cubitos de carne de res, y deje a fuego lento (moviendo y ajustando el agua regularmente) por otros 10 minutos.

Agregue 1/4 galón de agua y lleve a punto de ebullición. Agregue el ñame, la yautía y los dos plátanos que había cortado previamente. Deje hervir por 10 minutos. Ralle el plátano restante y agregue al caldero. Agregue todos los ingredientes restantes y ajuste el agua cuando sea necesario. Revuelva regularmente para evitar que se pegue. Deje hervir hasta que los ingredientes ablanden. Deje hervir hasta que espese. Ajuste la sal al gusto. Sirva caliente acompañado con arroz blanco.

Receta del Mangú

Con anterioridad, pele los plátanos y córtelos en pedazos.

Ingredientes:

4 plátanos verdes

4 cucharadas de mantequilla

1 taza de agua fría

Sal

mangú

Preparación

Hierva los plátanos en agua a la que ha agregado 2 cucharaditas de sal, hasta que estén muy tiernos. Retire del fuego y haga puré agregando la mantequilla y agua hasta que estén muy suaves.

Share Button