Un recorrido por el sur de la isla

octubre 27, 2014 by  
Archivado en Costa meridional

 

En la mayoría de los países de Latinoamérica mientras más hacia el Sur uno se dirige mayor es la pobreza y depresión. Es más, si se toma el continente americano completo, se podría aplicar la misma teoría con Canadá y Estados Unidos en el Norte y países muchos menos afortunados en el Sur. El porqué de esta teoría habría que investigarlo, pero es una tendencia existente. En este caso lo mismo pasa en República Dominicana si emprendemos un viaje hacia la parte suroeste de esta hermosa isla nos iremos encontrando con un clima árido, zonas de extrema pobreza y lugares muy pocos desarrollados.

Ya sea por razones políticas, sociales o naturales a través de los años la zona Sur de la República Dominicana se ha ido descomponiendo. La tierra es mala para la siembra, problemas sociales como el narcotráfico tienen amplia cabida en esta parte del país y los políticos sencillamente se han olvidado de ella. No obstante a esto el Sur dominicano sigue luchando y tratando de hacer entender al mundo que aún tiene mucho que ofrecerles a todos aquellos que se decidan aventurar por sus costas y carreteras.

Y es con este espíritu en contra de las adversidades y el apoyo de muchas instituciones sin fines de lucro que esta zona ha comenzado a sacarle provecho y desarrollar algunas industrias que pueden ser beneficiosas para sus habitantes. Entre ellas, a la que mayor provecho se le está sacando ahora mismo es al turismo, en especial al turismo ecológico que se puede realizar en cada una de las provincias que componente el litoral sur de la república.

Si nos decidimos a realizar un recorrido comenzando desde la capital hasta Pedernales por toda la costa, estos son algunos de los puntos en los que nos debemos parar a disfrutar de un gran esplendor visual y de la frescura de las aguas de esta zona.

San Cristóbal

Ubicada dentro de esta ciudad se encuentra una hermosa fuente de agua cristalina perteneciente al río Nigua. Aquí se forma el balneario La Toma, dónde cientos de familias dominicanas se dan cita para refrescarse en estas aguas. Este balneario está localizado donde Cristóbal Colón construyó en el año 1520 la primera represa en América. Este lugar es un paraíso en el Caribe para contrarrestar los efectos del tormentoso calor, en especial de caliente Sur donde nada mejor que sus puras aguas.

Peravia

Las famosas Dunas de Baní serían el próximo punto a visitar. Justo entre las villas de Matanzas, Las Calderas y Las Salinas se extiende este campo de dunas por toda la península de Las Calderas con aproximadamente 15 km de recorrido de este a oeste. La sensación de recorrer este amplio campo de arena fina con dunas o pequeñas montañas que alcanzan los 35 metros de altura es sensacional. Es casi como estar en un gran desierto donde las condiciones son perfectas para sentarse a observar el paisaje y reflexionar sobre la belleza del universo.

Azua

De todas las playas que hay en el país en la provincia de Azua existe un hermoso espacio llamado Playa Caobita que sin dudas es digno de visitar. Además de las suaves arenas del Sur y las aguas cristalinas y refrescantes del Mar Caribe esta playa ofrece entretenimiento ilimitado a todos aquellos que les gustan las olas y diversión extrema.

Barahona

Aparte del ecoturismo de los ríos, playas y montañas, esta provincia nos ofrece la oportunidad de disfrutar de la parte cultural e histórica de la misma. En ella podemos visitar la Catedral Nuestra Sra. Del Rosario con un enorme campanario en su tope y el Palacio Municipal con su torre de reloj que ya se ha convertido en un símbolo de la región. Esta es la ciudad que vio nacer al ícono del cine María Montéz, mejor conocida como la reina del tecnicolor.

Pedernales

Este lugar es la última provincia del sur de República Dominicana y colinda directamente con el país de Haití. Gran parte de su extensión geográfica está protegida por caer dentro del Parque Nacional Jaragua y tiene la gracia de tener la mejor playa del país, Bahía de las Águilas, así como otros puntos de atracción turística como el famoso Cabo Rojo.

Si bien es cierto el Sur puede ser una zona deprimida y maltratada por la sociedad. También puede ser un lugar emocionante con una gran variedad de puntos por visitar, tal como lo es el litoral suroeste de Quisqueya la bella.

 

Share Button

Bahía de las Águilas

noviembre 20, 2013 by  
Archivado en Costa meridional

Cierra los ojos. Imagina que estás bajo un cielo tan azul que te parece irreal, que solo escuchas las olas del mar chocar con la orilla y transformarse en explosiones de agua cristalina. Imagina que caminas sobre una blanca arena que te hace sentir que vas sobre las nubes y que a tus espaldas una hermosa y verde vegetación se levanta y te separa del mundo entero. Estás solo, eres el rey del universo y descansas en el último paraíso. Nunca creíste que tanta belleza pudiera ser posible. Ahora abre los ojos y entérate que esto no es sueño. Este lugar existe, es uno de los últimos pedazos del paraíso aquí en la tierra y se encuentra al sur de la República Dominicana. Su nombre: Bahía de las Águilas, su descripción: Magia en la tierra.

Bahía de las Águilas está catalogada como una de las mejores playas del mundo por todas las condiciones naturales que reúne y es sin duda la mejor de todo el Caribe. Para muchos esta posición se la gana por su condición de playa virgen, ya que se encuentra totalmente aislada de la población. Está aproximadamente a 323 kilómetros de Santo Domingo, capital de la República Dominicana y a 25 kilómetros de Pedernales, el pueblo más cerca de la zona. El acceso a la costa se puede realizar de tres maneras diferentes: por bote (la más común), con un vehículo todo terreno y caminando. Las dos primeras tomarían de 10 a 15 minutos, mientras que la tercera conlleva un recorrido de aproximadamente 45 minutos.


Los 8 kilómetros de playa de Bahía de las Águilas se encuentran dentro del Parque Nacional Jaragua, declarado así por el gobierno dominicano en el año 1983 y ratificado en el año 2009. Este segmento es también considerado Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde el 2002. Este ecosistema es el conjunto de condiciones prácticamente únicas: árido, costas rocosas, humedales, pastos marinos y arrecifes de corales. Este parque contiene unos 1500 kilómetros cuadrados, de los 900 son de la parte costero marina.

La fauna y flora de Bahía de las Águilas es sumamente diversa. Se han encontrado 12 tipos de asociaciones vegetales terrestres, en su mayoría plantas adaptadas para vivir en lugares de poca precipitación pluvial y grandes ondas de radiación solar. Entre las plantas de la zona se pueden citar: la canelilla (planta aromática y medicinal), el guanito de Cabo Rojo, la palma cacheo de Oviedo y el melón espinoso de Pedernales. En cuanto a la vida animal la zona es rica en lambí y langosta espinosa. Los reptiles también son muy comunes por el clima del lugar. Es posible encontrar en los alrededores las especies de iguana rinoceronte y la iguana Ricord, esta última en peligro de extinción y endémica de la zona. Otros reptiles de la zona son las ranas ameiva y las culebras uromacer Y uno de los espectáculos más hermosos de la isla ocurre en Bahía de las Águilas cuándo las tortugas Carey llegan a desovar. Entre las aves que son endémicas del parque están la paloma coronita y la gaviota oscura. Y por último, este es el único lugar dónde se encuentra a las especies en peligro de extinción: El solenodonte y la jutía.

La ruta más fácil para llegar a esta mística playa dominicana es a través de la carretera de Pedernales. Entrar por Cabo Rojo (llamado así por el color de la arena del lugar) y seguir hasta la comunidad de Las Cuevas (un lugar donde las pocas personas que lo habitan viven en las cavernas de la zona). Una vez en este lugar se paga a uno de los guías de las zonas para que en un bote los lleve hasta la playa pasando por una serie de paisajes que roban el aliento y te preparan para disfrutar del paraíso natural más hermoso del mundo.

Bahía de las Águilas es de esos lugares remotos que durante el trayecto las personas se cuestionan si realmente vale la pena todo el ajetreo del camino, pero que cuando se llega todo lo demás se olvida y en lo único que podemos pensar es en cuándo volveremos a visitar este rincón de cielo aquí en la tierra.

Share Button

Costa Meridional

Es donde se situa la ciudad de Santo Domingo, capital del país, con más de tres millones de habitantes. Fue la primera ciudad colonial que se fundón en el Nuevo Mundo. Aún se conservan algunos restos de sus antiguas murallas, incluso alguna se sus puertas.

Santo Domingo visto desde el aire

La estructura urbana de Santo Domingo es cuadricular. Su catedral, situada en el Parque Colón, es una mezcla de estilos plateresco y renacentista. En sus cercanías se encuentra la primera universidad, que es actualmente un convento de los dominicos.

Diego Colón, primogénito de Cristobal Colón, tenía su residencia en el Alcázar de Colón, en la Plaza de España, junto a la muralla y con una vista privilegiada sobre el estuario del río Ozama.

 

Se dice que parte de los restos del Almirante reposan en Santo Domingo, en el Faro de Colón, después de haber sido trasladados allí desde la catedral

faro de colón

A unos pasos de allí, en la calle de Las Damas, está el Museo de las Casas Reales, con colecciones de pintura y escultura, el Panteón Real y la Fortaleza Ozama

fortaleza Ozama

Si queremos asomarnos a la vida cotidiana de los dominicanos, nuestro destino es la calle del Conde, peatonal, en el mismo corazón de la ciudad vieja, rodeada de otras calles con solera, como la calle Mercedes, calle Hostos, Arzobispo Meriño o Isabel la Católica.

calle del conde

La antiguas casas coloniales se han convertido ahora en restaurantes y hoteles, conservando las ventanas enrejadas y los escudos y ornamentos de piedra.

A 28 kilómetros de la capital se encuentra la ciudad de San Cristobal, fundada por Bartolomé Colón, hermano del Descubridor, donde abundan las iglesias y mansiones coloniales. Una ciudad donde se respira la auténtica vida dominicana.

Entre la playa y la sierra de Bahoruco está Barahona, muy cerca del vecino país Hahití. Esta costa todavía permanece bastante inalterada, con pueblos como San Rafael o Playa Palenque.
En la cercanías, el Parque Nacional de Jaragua, y el de Isla Cabritos, permiten disfrutar de una naturaleza virgen, con abundante y variada flora y fauna, como la de el lago Enriquillo, donde habitan los cocodrilos.

lago enriquillo

Share Button